Quiebra la antigua división de móviles de Siemens

La antigua filial de teléfonos móviles de Siemens, traspasada en octubre pasado a la compañía taiwanesa BenQ, está en la ruina. BenQ Mobile se declarará insolvente ante el juzgado de primera instancia de Múnich en los próximos días, según informó ayer el portavoz de la empresa.

La quiebra de BenQ Mobile supone para la imagen pública de Siemens un duro golpe que se suma al que recibió la semana pasada, cuando trascendió que su consejo de administración disfrutará de un aumento de sueldo del 30%. Desde entonces no han dejado de llover críticas en Alemania, desde el presidente de la Conferencia Episcopal evangélica, el obispo Wolfgang Huber, hasta los propios empleados a través de la Intranet de la empresa.

Después de varias inyecciones de liquidez de la matriz, la más reciente de 400 millones, BenQ ha decidido no seguir sosteniendo la filial alemana. La propia BenQ, que atraviesa una difícil situación, se hará cargo desde Asia de la fabricación de móviles bajo la marca BenQ Siemens, que puede explotar durante cuatro años más. "A pesar de los avances en la reducción de costes, las crecientes pérdidas han hecho esta dolorosa decisión inevitable", comunicó desde Taipei el presidente de la empresa, Kuen-Yao Lee.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50