Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Luis Goya, pionero productor del cine vasco

Fue uno de los impulsores del diario 'Euskaldunon Egunkaria'

El productor de cine Luis Goya nació en Lezo (Guipúzcoa) en 1951. Fue uno de los impulsores de la producción cinematográfica en el País Vasco. Entre sus últimos trabajos, la premiada 'Frío sol de invierno', del director donostiarra Pablo Malo. Falleció el 25 de septiembre a los 55 años -en plena celebración del Festival Internacional de Cine de San Sebastián- a causa de un infarto cerebral.

El productor Luis Goya (Lezo, Guipúzcoa, 1951), uno de los pioneros del cine vasco, murió el martes en San Sebastián a consecuencia de un infarto que le mantuvo en coma durante cinco días. "La pena es que se marcha ahora que estaba en una etapa profesional ascendente", lamentó Manuel Pérez Estremera, director de TVE y amigo personal del fallecido.

Goya, un "luchador nato, tozudo y peleón" según quienes trabajaron con él, había iniciado una fructífera relación profesional desde Zine 1 con el joven cineasta Pablo Malo. Frío sol de invierno, su primer filme en común, logró el Goya al mejor director novel en 2005. Ahora estaban terminando el segundo, La sombra de nadie, que se estrenará en diciembre. "Es la película de mi vida", dijo el fallecido a Aitor Amezaga, su amigo y autor de la música de sus tres últimas películas.

El productor, casado y padre de un hijo, se inició en el cine a finales de la década de los años setenta. Según confesó en más de una ocasión, por casualidad. "Él buscaba una aventura y la encontró en el cine", explica el productor Juanba Berasategi. "Yo estaba tratando de hacer animación. Tenía muchas ganas pero ningún dinero, y empecé a buscar financiación. Luis se embarcó enseguida en la aventura".

Su nombre figura en los títulos de crédito de la primera película de animación vasca, La calabaza mágica. "Con el tiempo yo continué por ese camino y él se decantó por el cine de imagen real", continúa Juanba Berasategi. Produjo Días de humo, de Antxon Eceiza; Ione sube al cielo, de Joseba Salegi; Amor en off, de Koldo Izagirre, y la serie de dibujos animados en euskera Astokiloen abenturak eta kalenturak, emitida en la década de los años noventa en ETB-1, entre otros trabajos.

Como todos los productores, tuvo épocas "complicadas" y salió adelante haciendo pequeños trabajos, coinciden quienes conocen bien su trayectoria.

Goya, impulsor de Euskaldunon Egunkaria -el periódico en euskera que fue clausurado a comienzos del año 2003 por orden de la Audiencia Nacional por su vinculación con el entorno de ETA-, también vivió un momento difícil en lo extraprofesional, cuando fue detenido junto a otros miembros del Consejo de Administración de este diario, que impulsó desde sus inicios.

"Su muerte supone una merma para el sector de las industrias culturales de Euskadi, además de la pérdida de una gran persona", lamentó ayer la consejera de vasca de Cultura, Miren Azkarate.

"Era un productor que, a fuerza de trabajar, logró ser respetado. Tenía una cierta independencia que no siempre se encuentra hoy en este mundo", coinciden sus compañeros.

El sector, que celebraba ayer la jornada del cine vasco en el marco del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, le recordó en una gala, y hoy le despedirá en un funeral que se celebrará en la parroquia de Lezo a las siete de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de septiembre de 2006