_
_
_
_
Reportaje:

Una mutua vale por dos

La fusión de UMI y Muvale genera la octava mutua nacional por volumen de primas

El proceso de fusión de las mutuas es imparable. De las 230 que operaban al inicio del primer Gobierno socialista se reducirán a 20 para el final de esta legislatura, según el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado. Esta semana han presentado el expediente de fusión Umi y Muvale, dos mutuas complementarias que bajo el nombre de Umivale formarán la octava mutua, con unos ingresos de 350 millones de euros.

En 2005, las mutuas ingresaron al fondo de reserva de la Seguridad Social 387,5 millones de euros en excedentes, siete veces más que en 2003

En un país con prestaciones sanitarias universales, incluidos los inmigrantes, las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales siguen cumpliendo una función que nadie discute. Estas organizaciones nacidas para paliar los estragos de la guerra de Cuba hace más de cien años continúan prestando un servicio eficiente, al menos así lo entienden las propias mutuas y el Ministerio de Trabajo. Pero esa eficiencia tiene muchos aspectos que mejorar.

El informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas ha detectado numerosos puntos débiles y algunas irregularidades en la administración de estas entidades que gestionan con fondos públicos (9.530 millones de euros procedentes de cuotas de la Seguridad Social) la cobertura de los accidentes laborales.

El Tribunal de Cuentas no propone como objetivo las fusiones, pero el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, está convencido de que esa vía va a optimizar su gestión. Este mensaje se lanzó durante la anterior etapa de Gobierno socialista. Ahora se ha vuelto a renovar con una respuesta "muy colaboradora de las entidades", según Granado.

En lo que va de año se han fusionado la Mutua de Vizcaya con la guipuzcoana Bakea para constituir Mutualia, Midat con Cyclops en Barcelona, y se encuentran en proceso de fusión la Mutua de Tarragona con la de Reus y la de Sabadell con la de Terrassa (Egara).

La fusión entre Umi con la valenciana Umivale dará origen a la octava mutua por volumen de primas -350 millones de euros en ingresos-, atenderá en 45 centros de asistencia a medio millón de trabajadores de 65.000 empresas (banca privada eléctrica...), con la mayor cuota de presencia en compañías que cotizan en el IBEX. Las juntas de Umi y Muvale aprobaron el viernes de la semana pasada la fusión, y el expediente ha entrado en el Ministerio de Trabajo para su aprobación, previsiblemente antes de fin de año. Como el área geográfica y sectorial que cubre ambas mutuas es complementaria, no se producirán recortes de personal. "No sobra ningún empleado", asegura Pablo Sáez Caminos, director gerente de UMI.

Conciertos autonómicos

La fusión en las cúpulas se ha resuelto por el procedimiento de la alternancia. Durante los dos primeros años, la presidencia y la gerencia serán ocupados por los actuales directivos de UMI, y a partir de 2008 tomarán el relevo los de Muvale. En estos dos años de mandato, Sáez deja abierta la puerta de las fusiones e invita a otras mutuas a incorporarse a su proyecto. En una segunda fase se producirá la fusión de las sociedades de prevención de riesgos laborales propias, con una facturación conjunta anual superior a los 17 millones de euros

En un reciente encuentro de los ejecutivos mutualistas con Octavo Granado para firmar un acuerdo sobre buenas prácticas, el secretario de Estado se mostró favorable a las fusiones, aunque nunca forzará ningún proceso de concentración.

La complementariedad de Umi y Muvale -entre cuyos clientes figuran Red Eléctrica, BBVA, Santander, Iberdrola, Unión Fenosa, Enagas, Mercadona, Banesto, Indra, Valencia CF, Bancaja, CAM, el Ministerio de Educación y Ciencia, Consum y Paradores- resuelve muchos inconvenientes que, si no se superan tras la fusión, lo harán mediante acuerdos de colaboración.

En la situación actual, una empresa como Marqués de Riscal, acogida a la mutua alavesa La Previsora, con tal de no perder a los 2.000 operarios de la matriz se vería forzada a abrir una delegación en Madrid para cubrir la asistencia de los tres trabajadores que ha desplazado la compañía vinícola a oficina madrileña.

"Es absurdo", sostiene Granado. "Vamos a buscar fórmulas de colaboración entre las mutuas para permitirles reducir costes. mediante acuerdos que se van a ampliar a las comunidades autónomas, responsables de la cobertura sanitaria pública. Pretendemos que las autonomías puedan crear consorcios con las mutuas para complementar la asistencia sanitaria en aquellas poblaciones o comarcas donde uno de los dos tenga una presencia prevalente para que sea sólo una entidad la que cubra los dos servicios. Ya se ha creado un consorcio de estas características en Aragón para la zona de Egea de los Caballeros". Esta colaboración con las autonomías no significa que las mutuas vayan a suplir sus prestaciones sanitarias, de ningún modo. "La responsabilidad de los accidentes laborales corresponde a los empresarios. No se pueden derivar al sistema sanitario los costes de un accidente laboral. Y no es lo mismo una rehabilitación de un trabajador pasivo que si está en activo".

Además de impulsar las fusiones, el Ministerio de Trabajo ha obligado a las mutuas a separar la actividad y contabilidad de la cobertura sanitaria de la prevención, una tarea que llevan a cabo ahora sociedades mercantiles. También ha tomado nota del informe del Tribunal de Cuentas sobre los puntos vulnerables en la administración de las mutuas.

El tribunal auditor ha dado un toque al ministerio para que intensifique el control de las cuentas de las mutuas. Ha detectado una sobreestimación de las provisiones para contingencias en tramitación. Esta imputación por exceso conduce a unos resultados pobres y una infravaloración de los excedentes que por ley deben ingresar al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Enajenación inmediata

En cuanto la Seguridad Social ha reforzado la vigilancia de estas cuentas, los resultados han dado un vuelco. Los ingresos aportados por las mutuas a ese fondo, al cierre del ejercicio de 2005 han alcanzado los 387,5 millones de euros, nueve veces más que en 2002 y casi el doble que el año anterior.

Aunque el gerente de UMI asegura que las mutuas tienen limitadas sus inversiones a productos de bajo riesgo, lo cierto es que el Tribunal de Cuentas ha detectado inversiones en renta variable y fuera de España (prácticas prohibidas). Por ello, aconseja al ministerio que tome "medidas para garantizar la enajenación inmediata de todas las inversiones financieras propiedad de las mutuas que no se ajusten a los activos previstos en la legislación".

Por otro lado, y en línea con las recomendaciones del tribunal, Trabajo ha dado un vuelco al sistema de control de las mutuas. Ya no será un auditor el que, a ejercicio pasado, revise los libros. A partir de 2008, la contabilidad de las mutuas se incorporará al sistema de la Seguridad Social. El volumen de fondos públicos que manejan no es cualquier cosa. El año pasado, las 28 mutuas existentes manejaron un gasto de 9.530 millones de euros.

Octavio Granado, secretario de Estado de la Seguridad Social.
Octavio Granado, secretario de Estado de la Seguridad Social.M. ESCALERA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_