_
_
_
_
Mercé 2006

El encanto del circo conquista a los niños en el parque de la Ciutadella

Dicen que el circo es la conquista de lo imposible, que es capaz de reunir todas las artes del espectáculo y que, a la vez, está cargado de riesgo y emoción. Al Gran Circo de la Ciudadela, incluido en el programa de las fiestas de la Mercè y abierto hasta mañana a mediodía, no le faltó ayer el proverbial encanto que habitualmente se le atribuye. Actuaron algunas de las compañías premiadas en las fiestas del año pasado y se instalaron juegos infantiles para los más pequeños y talleres de manualidades para que cada uno se construyera su propio juguete. La lluvia fue una amenaza constante, pero las cuatro gotas que cayeron no interrumpieron los actos.

Uno de los espacios más concurridos del parque fue el escenario habilitado junto a la cascada de la Ciutadella, donde actuaron las compañías La Polilla y Jader-clown, de Medellín; los italianos de Teatro Necesario, y los alumnos de la escuela de circo Rogelio Rivel, que ofrecieron su espectáculo de acrobacias y equilibrismo, Non-stop.

Los más pequeños tienen también a su disposición diversos talleres. En uno de ellos, pueden elaborar sus propios juguetes con botellas de plástico, cartones y todo tipo de material reciclable. "El objetivo es enseñarles a reutilizar todas esas cosas que habitualmente se tiran", explicaba ayer la coordinadora de la actividad; "disfrutan mucho, porque se dan cuenta de que su juguete es único y diferente a todos los demás". En otro, pueden dejarse maquillar como los payasos y demás profesionales del circo, y llevarse de regalo una auténtica nariz de payaso. El espacio bautizado como La feria de los imposibles incluye juegos de habilidad y lógica, además de instrumentos artesanales que los visitantes pueden tocar y que están construidos con latas, cacerolas y otros utensilios diversos.

El programa continúa ofreciendo hoy nuevas propuestas durante todo el día y el lunes por la mañana, como los equilibrismos de los catalanes Los Galindos, el espectáculo de contorsionismo de los chilenos Dúo Tobarich y la fanfarria de Les Enjoliveurs.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_