Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tormenta Gordon deja sin luz a 100.000 personas en Galicia

Un conductor fallece en La Rioja al caerle un tablón desprendido de un camión por el viento

Al final no fue tan duro como se esperaba, y, de las 12 comunidades puestas en alerta por Protección Civil, sólo Galicia sufrió trastornos significativos. Los restos del ciclón Gordon, que ayer rozaron las costas gallegas en forma de tormenta tropical, dejaron en esta comunidad vientos de hasta 165 kilómetros por hora, lo que causó el desvío de cinco vuelos y 13 cancelaciones. En La Rioja, el conductor de una furgoneta murió al recibir el impacto de un tablón que se desprendió de un camión a causa del viento.

Doce comunidades autónomas estaban en alerta ayer por el riesgo de fuertes vientos y precipitaciones al paso por la Península de los restos del huracán Gordon, pero sus efectos finalmente no fueron tan duros como se esperaba. Aunque la más castigada fue Galicia, la única que tuvo que lamentar víctimas mortales fue La Rioja, donde el conductor de una furgoneta perdió la vida en Calahorra al recibir el impacto de un tablón de madera que, según las primeras hipótesis, se desprendió de un camión a causa del fuerte viento.

Los restos del ciclón Gordon sólo rozaron Galicia y finalmente su impacto fue menor del que se temía. Pese a que el huracán llegó sensiblemente debilitado, los fuertes vientos y las lluvias provocaron numerosos accidentes en la costa gallega, árboles caídos, uralitas y tejados que volaron, y cortes en algunas carreteras secundarias de la provincia de A Coruña, la más afectada por el temporal.

- Heridos. En las inmediaciones de la capital gallega cuatro personas resultaron heridas leves. El servicio de urgencias 061 tuvo que realizar varias salidas. Un hombre de 48 años que circulaba en su coche por la carretera entre Arteixo y Carballo, cerca de A Coruña, sufrió un traumatismo torácico después de que un árbol se desplomase sobre su vehículo. En el hospital Juan Canalejo ingresó además un vecino de Laracha que fue golpeado en el pecho por un objeto arrastrado por el viento. En ese mismo centro los médicos atendieron a otro hombre al que le había caído una teja en la cabeza mientras paseaba por las calles de A Coruña. Por último, una paciente del hospital Abente y Lago sufrió hematomas en las piernas después de que una de las ventanas del centro impactase contra su cuerpo. Según la Consejería de Sanidad de la Xunta de Galicia, el pronóstico para los cuatro heridos es leve.

- Incendios y cortes de luz. La caída de postes del tendido eléctrico originó seis incendios en toda la comunidad. Los más graves fueron en Ortigueira, en el norte de A Coruña, y Ourol, en Lugo, y tardaron varias horas en extinguirse. La tormenta provocó durante la mañana cortes de luz que afectaron a 100.000 personas en las provincias de Lugo, A Coruña y Pontevedra. A última hora de la tarde todavía 13.000 hogares sufrían interrupciones en el suministro eléctrico.

- Tejados por los aires. El incidente más grave provocado por el Gordon a su paso por Galicia se produjo en Ferrol, también en la provincia de A Coruña, donde 80 personas fueron desalojadas de sus viviendas. Las rachas de viento se habían llevado por delante los tejados de dos edificios en el barrio de Caranza. La Consejería de Pesca improvisaba a última hora de la tarde un alojamiento para esos vecinos en la Casa del Mar y en la Escuela Náutico Pesquera, aunque la mayoría de los afectados optó por pasar la noche en casa de amigos y familiares.

- Colegios sin clase. El viento, que según el Instituto Nacional de Meteorología alcanzó los 165 kilómetros por hora en algunos puntos de la Costa da Morte, arrancó también la cubierta de un centro escolar de esa comarca coruñesa, el instituto de educación secundaria Agra de Raíces, en la localidad de Cee. No había nadie en el interior del edificio ya que la Consejería de Educación de la Xunta suspendió las clases en toda la comunidad autónoma. La directora del centro, Maribel Lado, explicó que esa decisión "evitó una desgracia, ya que a la hora del accidente [pasadas las ocho de la mañana] suele haber bastantes chavales esperando en el patio". Los alumnos del instituto no podrán regresar a las aulas hoy por los desperfectos que ha ocasionado el temporal. Tampoco lo harán los estudiantes del colegio público Xesús San Luis Romero, en la localidad coruñesa de Carballo, que sufrió numerosos desperfectos derivados del ciclón.

- Flota amarrada. La flota en la fachada atlántica permaneció amarrada a puerto y 13 vuelos tuvieron que ser cancelados en los aeropuertos de Santiago y A Coruña entre las ocho y las doce de la mañana. Durante la jornada, cinco aviones más fueron desviados a otros aeropuertos. Uno procedente de Valencia, que se dirigía a Santiago, fue derivado al aeropuerto de Oviedo, que operó con normalidad toda la mañana.

En Asturias se registraron vientos de hasta 85 Kilómetros por hora que provocaron el derribo de algunos árboles en la capital, así como la caída de la catenaria entre Puente Los Fierros y Malvedo, en el concejo de Lena, lo que ocasionó la suspensión del tráfico ferroviario, que afectó a los trenes que cubrían las líneas Gijón-Alicante y Barcelona-Gijón. Además, se produjeron dos incendios.

En Andalucía hubo numerosas precipitaciones que todavía se notarán hoy, y vientos con velocidades de hasta 60 kilómetros por hora. En cuanto a las lluvias, la estación que más litros acumuló ayer fue la de Alájar (Huelva), con 35 litros de media.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de septiembre de 2006