GM y Ford aparcan un proyecto de fusión

La crisis que viven los tres grandes Detroit está llevando a sus directivos a ponerse ante situaciones imposibles de imaginar hace una década. La última, la idea de que General Motors (GM) y su tradicional rival Ford Motor formen una alianza o lleguen a fusionarse para poder competir ante el empuje de sus rivales asiáticos, principalmente Toyota. Esta opción se discutió en agosto, aunque sin concretarse.

La revista Automotive News revelaba ayer que el director financiero de GM, Fritz Henderson, y su homólogo en Ford, Don Leclair, trataron la cuestión el pasado mes de agosto. Las discusiones ya comenzaron en julio a otros niveles de la compañía, según la misma fuente, justo cuando en GM se abría el canal para explorar las posibilidades para integrarse a la alianza que forman ya la francesa Renault y la japonesa Nissan. Los tres fabricantes se dieron tres meses para analizar la idea.

Ni GM ni Ford comentaron más detalles sobre una eventual alianza o fusión, mientras fuentes del sector precisan que es habitual que las grandes automovilísticas aborden este tipo de cuestiones que provocan "titulares sexys".

"Los directivos de GM discuten con frecuencia sobre cuestiones de interés mutuo con otros fabricantes", indican desde GM. Según fuentes consultadas por la cadena de televisión CNBC y el diario The Wall Street Journal, las discusiones "no han ido más allá" y la idea está aparcada.

Los rumores de una eventual fusión entre GM y Ford llegan con las dos compañías en pleno proceso de reestructuración, para el que tienen previsto el despido masivo de decenas de miles de empleados y el cierre de docenas de plantas en Norteamérica. Su rival, Chrysler, también atraviesa por apuros mientras la competencia asiática gana cuota de mercado. Hasta tal punto, que Ford ha dado por perdida la batalla frente a Toyota por el segundo lugar en la industria.

Entre tanto, Ford Motor anunciaba ayer que va a ejercer sus derechos para comprar la marca Rover a la alemana BMW, para completar el negocio de los todoterreno Land Rover. "Pensamos que es un activo con mucho valor para nosotros", indican desde la compañía. Ford controla también las marcas Jaguar, Volvo y Aston Martin. La firma china SAIC, que diseña los modelos MG Rover, también quiere hacerse con el control de la marca británica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS