Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos ladrones matan a un vigilante del AVE en Barcelona que les descubrió

El fallecido recibió un fuerte golpe en la cabeza mientras estaba maniatado

Castellet i la Gornal

La Guardia Civil investiga la muerte de un vigilante de seguridad en Castellet i la Gornal (Barcelona), asesinado presumiblemente por un grupo de ladrones que quería robar hilo de cobre en una zona de almacenamiento de material para las obras del AVE. El homicidio se produjo el martes de madrugada, cerca de la caseta de vigilancia de una subestación eléctrica que debe dar servicio al tren de alta velocidad.

El miércoles pasado, hacia las ocho y cuarto de la mañana, un vecino de la zona alertó del hallazgo del cadáver del vigilante. La policía sospecha que los ladrones llegaron en camión o furgoneta hasta el lugar donde iban a cometer el robo. Cuando empezaron a cargar varias bobinas de hilo de cobre destinadas a las obras del AVE, fueron sorprendidos por el vigilante, pero lo redujeron, lo maniataron y le propinaron un golpe mortal en la cabeza.

No se descarta que con el golpe en la cabeza los ladrones pretendieran dejar al hombre momentáneamente inconsciente, aunque finalmente le provocó la muerte. La zona se encontraba húmeda y las pisadas en el barro indican la participación de más de una persona; además, para mover una bobina de hilo de cobre se necesita más de una persona. En total se llevaron cuatro bobinas.

Los investigadores están dirigiendo sus pesquisas hacia el mercado de cable ilegal, por si los presuntos homicidas intentan vender las cuatro bobinas de cable, que, según fuentes del sector de la construcción, tampoco son de gran valor. La policía judicial de la Guardia Civil ha recogido huellas de neumáticos en las proximidades de la subestación eléctrica del AVE de donde se sustrajeron las cuatro bobinas de cable de catenaria para tratar de identificar el vehículo en el que huyeron con el grueso hilo de cobre los presuntos ladrones y homicidas.

La víctima es Mohamed Amed A, de 55 años y vecino de L'Arboç (Baix Penedès), municipio en el que vivía desde hace 20 años. Era el encargado de vigilar las vías en el turno de noche.El juzgado de guardia de Vilanova i la Geltrú se ha hecho cargo de las diligencias del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 2006