Zapatero promete más medios y agentes para reducir los accidentes en las carreteras

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiso ayer dejar patente que la seguridad en las carreteras es una cuestión de Estado durante su visita a las instalaciones de la Dirección General de Tráfico (DGT), a la que dedicó más tiempo del que había sido anunciado. Durante el recorrido, Rodríguez Zapatero se dedicó sobre todo a escuchar, hizo pocas preguntas. Después, tras una reunión con los altos mandos de la DGT y la Guardia Civil de Tráfico, que duró una hora, el doble de lo previsto, declaró: "Pocos objetivos merecen tanto la pena como tener un país que garantice la seguridad de sus ciudadanos. El trabajo está siendo duro, por eso quiero expresar el apoyo que vamos a dar a la mejora de los medios, al número de efectivos y al aumento de radares para consolidar la reducción de víctimas, espectacular en poco tiempo".

El jefe del Ejecutivo destacó que en lo que va de legislatura "se han salvado 1.000 personas" en las carreteras y, desde la implantación del carné por puntos, el pasado 1 de julio, unas 100. Zapatero quiso dar un tono didáctico a su intervención. Animó a los ciudadanos -"la última palabra es de ellos", recordó- a que la seguridad vial se imponga como objetivo nacional. "Que seamos ejemplares y que nos pongamos a la cabeza de Europa en la reducción de la velocidad y en el respeto de las normas, porque salvaremos muchas vidas", animó.

Control de velocidad

Una de las estancias que visitó el presidente fue el Centro de Gestión de Tráfico de Madrid. Es un lugar lleno de pantallas de televisión y ordenadores que controlan todo el área metropolitana. Como este centro hay otros siete ubicados en grandes ciudades. Zapatero señaló un coche y preguntó: "Y ese ¿a qué velocidad va?". "Es un BMW y circula a 160 por hora", le informaron. "Pues no está nada mal ¿eh?", ironizó.

Luego, le mostraron alguna fotografía de archivo captada por alguna de las 1.800 cámaras (no radares, que son unos 230) que controlan las incidencias del tráfico en las carreteras españolas. En una de las imágenes se veía a una motocicleta. Circulaba a 243 kilómetros por hora, pero fue imposible sancionar al piloto porque llevaba, a propósito, la matrícula doblada o partida. En otra imagen se veía a una copiloto con las piernas por fuera de la ventanilla de un coche.

Al presidente le explicaron que España está a la cabeza en tecnología para la regulación del tráfico, sólo superada por Japón. En los años 80 fue un país pionero en instalar cámaras. Él insistió sobre el control de la velocidad. Le explicaron que en dos meses de permiso por puntos ha disminuido un 4% la velocidad media de circulación en carretera. Aún así, se han impuesto 100.000 multas entre julio y agosto y han sido retirados casi 300.000 puntos en carnés.

El director general de la DGT, Pere Navarro, resumió así la visita de Zapatero: "De presupuesto, nos ha dicho que lo que sea necesario, que esto es una prioridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50