Los editores abogan por una feria de Francfort sin exclusiones

Dicen que ignorar la literatura castellana es enmascarar la realidad

El Gremio de Editores de Cataluña considera que la presencia de la cultura catalana como invitada de honor en la feria de Francfort es una oportunidad única. Por eso, los editores rechazan cualquier tipo de exclusión en la cita literaria. En un texto difundido por el gremio, defienden su compromiso para mostrar la producción editorial catalana con independencia de la lengua que empleen los autores.

"La industria editorial catalana, presente en la Feria Internacional del Libro de Francfort desde siempre, tiene el compromiso de mostrar al mundo el próximo año su capacidad creativa y productiva, con independencia de la especialidad de edición de cada empresa y del idioma en el que publique sus libros", se lee en un texto difundido por el Gremio de Editores de Cataluña. Además, los editores apuntan que quieren "centrar su trabajo y propuestas en la naturaleza de su negocio, la industria cultural de la edición, rehuyendo cualquier planteamiento de otra naturaleza".

Los editores se refieren a la representación de la cultura catalana aportada por sus empresas, no a la oficial, que debe ser decidida por las administraciones. Los que defienden que esta última debe estar integrada sólo por autores en lengua catalana, argumentaban que la literatura en castellano podía ir a Francfort de la mano de las editoriales. Así lo ha manifestado reiteradamente la diputada de Esquerra Republicana de Catalunya y autora en catalán Maria Mercè Roca.

Muchos editores consideran esa afirmación una perogrullada, porque lo contrario sería ocultar "la realidad editorial catalana". En España se publican al año cerca de 60.000 títulos en castellano, la mitad de ellos publicados por editoriales catalanas. En catalán, aparecen cada año unos 7.500 títulos, según datos aportados por el gremio. La proporción es de cuatro libros publicados en castellano frente a uno editado en catalán. "Si publicamos en dos lenguas, deberemos llevar tanto a autores que escriban en catalán, como en castellano. No podemos inventarnos una realidad inexistente", afirma el presidente del Gremio de Editores de Cataluña, Antoni Comas.

Posición tajante

"No veo por qué razón debemos cambiar algo que siempre ha sido así. Los editores no tenemos que hacer política de país. Eso le corresponde a otros. Lo nuestro es editar libros. Frente a posibles tentaciones, hemos querido dejar clara nuestra posición. Lo único que hacemos es defender nuestro negocio", añade.

Asimismo, las editoriales han solicitado ayuda a la Generalitat para facilitar la llegada de las traducciones a las librerías alemanas lo más pronto posible. "Es algo que no podemos dejar para el último momento. Nosotros hemos hecho varios contacto, pero necesitamos que también intervengan las administraciones", sostiene Comas.

Por otro lado, el Gremio de Editores de Cataluña pide que el esfuerzo que se está realizando para Francfort 2007 no concluya allí. "Esta invitación debe representar para los editores lo que las rondas significaron para la ciudad de Barcelona después de los juegos Olímpicos", defiende su presidente, quien recuerda el esfuerzo económico que están realizando las editoriales para acudir con éxito a la gran cita literaria europea. "La máquina está puesta en marcha, pero los frutos no deben acabar en la feria de Francfort". La postura de los editores no sólo se limita a la lengua que utilizan los autores catalanes en sus libros, sino que también abarca a los géneros. Algunos consideran que la Administración está favoreciendo géneros como la literatura infantil, en detrimento de otras especialidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50