Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las 'telecos' vuelven a la Red

Las operadoras consideran de nuevo Internet como principal foco de negocio, y esta vez quieren cobrar por su uso

Tras el fiasco que supuso la burbuja tecnológica de comienzos de esta década, el sector de las telecomunicaciones ha regresado a Internet. Pero esta vez para quedarse. Las operadoras de telefonía y los fabricantes de equipos quieren sacar tajada de un negocio creciente, dominado por los buscadores y los proveedores de contenidos. La dualidad entre un sector histórico fuertemente regulado y que precisa de grandes inversiones, con el emergente mercado libre y gratuito de Internet, ha provocado un choque de modelos de negocio del que asistimos sólo a sus comienzos. En lo que ambos contendientes están de acuerdo es que el principal motor de crecimiento será el intercambio por Internet. Tanto que, algunos, como Telefónica, aventuran que en 2010 el 20% de la economía girará en torno a la Red.

El 'boom' de la banda ancha ha provocado que los ingresos por servicios de Internet hayan pasado de 753 a 2.194 millones en tres años

Internet no es nada nuevo para las telecomunicaciones. A finales de los noventa y a principios de esta década, las grandes operadoras de telefonía se lanzaron a comprar o fundar portales y plataformas de comercio electrónico que resultaron sonoros fracasos. Por su parte, las compañías celulares despilfarraron cientos de millones de euros en licencias de tercera generación (3G), con el fin de que Internet también fuera accesibles desde un móvil.

Aún no recuperados del varapalo financiero que supuso la burbuja, y que les acarreó las mayores pérdidas de la historia empresarial, las empresas de telecomunicaciones vuelven otra vez sus ojos a Internet, aunque esta vez no habrá marcha atrás. Esta nueva convulsión en el sector ha sido objeto de debate esta semana entre los principales agentes del sector, reunidos en Santander en el XX Encuentro de las Telecomunicaciones, titulado precisamente: Metamorfosis de una industria.

La Red ha provocado la convergencia de sectores tan dispares como el de las telecomunicaciones, el ocio, la comunicación y la electrónica, cambiando de arriba abajo industrias como la discográfica o la de los medios de comunicación. El público ya no regala CD ni los escucha en su casa o en el coche. Lo descarga de Internet, lo disfruta en su reproductor de música digital y lo comparte con millones de usuarios anónimos gracias a las redes de intercambio P2P (peer to peer o entre pares). De la Red depende tanto Telefónica, que posee la línea; como Apple, que fabrica el reproductor, o la discográfica, que posee derechos sobre la canción.

Volumen de tráfico

Porque la economía está en la Red. Las redes de telefonía fija, de móvil, de datos y de televisión convergen en una sola. "Todo IP [siglas de Protocólo de Internet]", como señala Luis Lada, durante años máximo responsable del negocio fijo y móvil de Telefónica.

En los últimos cinco años, el tráfico de comunicaciones en España se ha multiplicado por 15. Y en apenas seis años se han creado más de seis millones de líneas de acceso por banda ancha (ADSL más cable). En el móvil hay 2,3 millones de terminales 3G activos y más de medio millón de tarjetas PCMCIA que permiten la conexión inalámbrica a Internet con un ordenador portátil.

Ese boom ha traído como consecuencia que los ingresos por servicios de Internet hayan pasado de 753 millones de euros en 2002 a 2.194 millones en 2005, según las cifras de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT). Y es que el 38% de los españoles accede regularmente a Internet, mientras el 93% de las pequeñas y medianas empresas están conectadas a Internet. Y no dejará de crecer. El pronóstico de Telefónica es que, en 2010, la penetración de la banda ancha en los hogares se iguale a la de los PC y se sitúe por encima del 55%, y del 90% en las empresas, y que los negocios en red supongan el 20% de la economía.

Ante este fenómeno de integración digital, no es de extrañar que las operadoras de telecomunicaciones busquen explotar ese filón porque, según reivindican, son los dueños de la red, por donde circula toda esa información.

"El único camino de las telecomunicaciones es conseguir que todo el mundo esté conectado a Internet, y es el eje de nuestro negocio. Lo que está claro es que en un futuro muy próximo nadie va a pagar por llamar por teléfono. Ese proceso ya se ha iniciado con la tarifa plana de llamadas de fijo, ahora llegan los bonos de móviles, y tarde o temprano llegará la tarifa plana para todo tipo de llamadas e Internet. Actualmente, más del 50% de nuestros ingresos proviene de la voz, y alrededor del 23%, de Internet, pero en dos o tres años se invertirá esa relación", señala Arturo Dopico, consejero delegado de la operadora gallega R.

Las telecos se disputan el pastel con las empresas de servicios de Internet (Google, Yahoo, YouTube o MySpace) y la industria de los medios de comunicación (Time Warner, Comcast, Disney). Pero el modelo del sector de las telecomunicaciones para rentabilizar Internet no está aún definido, y el sector sólo tiene clara una cosa: sus planes no tendrán nada que ver con los planteamientos de hace tan sólo cinco años. Los operadores han cerrado o integrado sus portales (como Telefónica hizo con Terra) y ya no quieren ser accionistas de bancos on line. Ahora reivindican su histórico papel de carrier o transportadores, pero desde ese papel quieren también sacar tajada del negocio que realizan las compañías de Internet.

"El debate se plantea entre las llamadas Application Based Companies (ABC) que, apalancadas en un negocio rentable y no regulado (publicidad, contenidos...), pueden entrar sin limitaciones regulatorias en otros negocios cuyos agentes -los operadores- están fuertemente regulados y obligados a compartir sus infraestructuras", dice Lada.

Luis Álvarez, director general de BT España, explica: "Nosotros no queremos cobrar por Skype [servicio de llamadas gratuitas por Internet], pero si lanzamos un servicio mejorado de llamadas por la Red y aseguramos su calidad tenemos derecho a cobrar un plus. No se trata de intervenir en los contenidos, sino en distinguir según la calidad requerida". Y añade: "Cuando cogemos un avión, a todos nos lleva al mismo destino, pero unos están dispuestos a pagar más y viajan en business".

Entendimiento en el sector

Otros apuestan por el entendimiento entre los nuevos agentes de Internet y la industria

tradicional. Marieta del Rivero, consejera delegada de Nokia España, defiende la necesidad de encontrar un nuevo modelo de negocio basado en la asociación mediante una triple colaboración: entre operadores de redes y empresas de contenidos (música, televisión e Internet); entre operadores de redes y fabricantes de dispositivos, y entre todos los agentes para el desarrollo de nuevos productos como la radio visual (que permite elegir canciones) o la televisión móvil.

La telefonía móvil también reclama su papel. Las compañías de móviles ya tienen más ingresos que las del fijo, y pronto habrá más tráfico de minutos por la celular que por el par de cobre (la proporción es ahora de 42% y 58%, respectivamente). El acceso a la banda ancha se ha hecho posible gracias a la tercera generación y su evolución, el HSDPA (High Speed Downlink Packet Access), que permite velocidades de hasta 14 mbps (megabits por segundo), suficiente para descargar vídeos o ver televisión.

Francisco Román, consejero delegado de Vodafone España, asegura que la oferta conjunta de movilidad y banda ancha "acabará por imponerse", como ya ha ocurrido con la voz. De la creciente importancia del mundo de los datos pone como ejemplo que, sólo en mayo, sus clientes se descargaron 200.000 canciones.

Los fabricantes de equipos van por delante de esta migración, porque el consumidor exige, cada vez más, que el móvil se convierta también en PC. En 2005 se vendieron 90 millones de terminales con tarjeta de memoria en todo el mundo. Dentro de cinco años se venderán más de 507 millones (el 40% del total), según estimaciones de Raúl Ortiz, director general de Sony Ericsson en España.

Las operadoras de telecomunicaciones quieren sacar partido de explosión de banda ancha en la que invierten miles de millones. Se espera que la capacidad de la Red se multiplique por 300 en los próximos quince años, aunque, como señala Eduardo Montes, presidente de la División Mundial de Comunicaciones de Siemens, las necesidades siempre irán por delante de la capacidad de la red.

Un negocio basado en la publicidad y la intermediación

Las operadoras llevan años observando cómo, por encima de sus redes, se desarrolla todo un mundo nuevo de contenidos y servicios. Hasta hace poco, las compañías que los ofrecían eran deficitarias, y sus modelos de negocio eran inestables. Ya no lo son.

Las empresas de Internet hacen dinero de dos maneras: vendiendo productos y servicios, u ofreciendo intermediación a ellos. La mayoría de quienes ofrecen contenidos han fallado a la hora de cobrar (salvo algunas empresas de nicho, y Apple con su tienda iTunes), así que se financian por publicidad. Los anuncios online baten récords cada trimestre: en el primero del año, la publicidad online movió 3.900 millones de dólares, según la patronal IAB (Internet Advertising Bureau).

El gran ejemplo del modelo de negocio de la intermediación en contenidos es Google, que vive de ofrecer una forma rápida y eficaz de acceder a todos ellos. En el segundo trimestre, ingresó 2.460 millones de dólares, y su valor se ha disparado más de un 350% desde que salió a Bolsa hace dos años.

En la venta de productos, el rey es Amazon, mientras que en la intermediación de estas ventas, lo es Ebay.

Dos nuevos modelos empiezan a emerger en la Red, aunque aún deben demostrar que hacen dinero: las redes sociales de usuarios (como MySpace, el sitio web más visitado de EE UU) y los motores de recomendación de contenidos (como la española Mystrands).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 2006

Más información