Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espectador medio de teatro es mujer de entre 31 y 50 años

La ocupación de las salas barcelonesas aumenta un 5%

El perfil del espectador medio de los teatros de la ciudad de Barcelona es mujer, de entre 31 y 50 años y procede en el 45% de la propia ciudad, en el 38% del resto de la provincia y en el porcentaje restante de las otras zonas de Cataluña. Así lo explicaron ayer los representantes de la Asociación de Empresas de Teatro en Cataluña (Adetca) al presentar las estadísticas de la pasada temporada.

Según las estadísticas de Adetca, los teatros barceloneses experimentaron un ligero descenso de público (el 1% menos de espectadores de pago, 0,4 si se consideran las invitaciones), pero aumentó un 5% el porcentaje de ocupación -uno de los índices más fiables de salud teatral- y creció un 3% la recaudación. Entre los datos más destacables figura el aumento de los espectáculos de danza presentados, 91, 20 más que en la pasada temporada, y del público aficionado a ese género: 232.485 espectadores, 73.235 más, o sea el 46% de aumento. Los espectadores de danza son ya un 11% del total del público de los teatros.

En total, la temporada que acabó el 31 de agosto arroja 1.907.437 espectadores de pago frente a los 1.930.000 de la pasada, es decir 22.653 menos. Si se incluyen las invitaciones, el total es de 2.098.687 espectadores frente a los 2.106.698 de la anterior estadística (8.011 menos). El porcentaje de ocupación ha crecido del 53,50 % al 56,25 % y la recaudación de 45.922.100,23 euros a 47.498.320,48 euros.

Los teatros en funcionamiento durante la temporada fueron 41, dos menos que en la precedente. Se ofrecieron 542 espectáculos (9 más) y se dieron 7.961 funciones (393 menos).

"Estamos satisfechos, ha sido una buena temporada", manifestó el presidente de Adetca, Daniel Martínez, al comentar las cifras. "Era una temporada de cambios en el ecosistema teatral y haber alcanzado una cantidad de espectadores prácticamente igual que la de la temporada anterior es un éxito". Martínez explicó que ha habido una menor oferta de butacas por la parada o cierre de algunos teatros (mencionó Artenbrut, Muntaner, Barcelona City Hall y la segunda sala del Adrià Gual). "Se han ofrecido 206.000 butacas menos y en esas condiciones, las cifras obtenidas suponen en realidad una mejoría".

Martínez valoró el hecho de que el 39% de los autores de las obras de la temporada han sido catalanes (aumento del 8%) y que el 74% de las producciones (402 sobre 542) eran también catalanas, "lo que indica que se mantiene intacta nuestra capacidad de producción". En los espectadores por idioma señaló que se produce un descenso notable (29%) de espectadores en castellano. También han sido menos los espectáculos en castellano ofrecidos (descenso del 13%).

El espectáculo más visto de la temporada fue El mètode Grönholm, en el Poliorama, con 145.381 espectadores, seguido de Mamá quiero ser artista, en el Novedades, con 104.216; Mar i cel, en el Victòria, con 89.285; Sit, en el mismo teatro, con 52.902, y Madama Butterfly (Liceo, 49.333). Les sigue Rubianes, solamente, en el Club Capitol, con 43.590 espectadores. Un texto tan delicado como La cabra o quí es Sylvia (Romea) está el octavo en la clasificación.

La nueva temporada alzará el telón oficial el martes por la noche con una fiesta multitudinaria que se desarrollará en el Paral·lel y en el curso de la cual se presentarán en el Apolo, Condal y Victòria fragmentos de los espectáculos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2006