Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición bloquea la privatización de Gaz de France en la Asamblea Nacional

Los grupos de la oposición de izquierdas en la Asamblea Nacional francesa han presentado la desorbitante cifra de 137.347 enmiendas al proyecto de ley del Gobierno de Villepin destinado a privatizar la empresa pública gasista Gaz de France (GdF) de modo que pueda fusionarse con la compañía franco-belga Suez. Este ejercicio de filibusterismo está destinado a aplazar indefinidamente el proyecto o a poner en evidencia al Ejecutivo conservador y forzarle a recurrir al decreto ley para abrir las puertas a la privatización de GdF.

La izquierda cuenta con la escasa simpatía de la opinión pública francesa por cualquier proceso de privatización para debilitar al Gobierno cuando arranca la campaña electoral. Precisamente Villepin se ha visto forzado a presentar una ley en el Parlamento para desmontar el principio legal que, para tranquilizar a los franceses, estableció el Gobierno de su predecesor Jean Pierre Raffarin, de que en ningún momento la presencia del Estado en GdF y en la eléctrica EdF sería inferior al 70% del capital. En la compañía resultante de la fusión el Estado francés no controlaría más de un 35% del capital.

En el origen de esta operación, que crearía un gigante energético europeo, está la teoría del "patriotismo económico" del primer ministro que el pasado invierno impulsó esta operación para bloquear la OPA hostil que la eléctrica italiana Enel había lanzado sobre Suez. El Ejecutivo defiende la creación de un gigante gasístico para poder asegurar, con su talla, el aprovisionamiento a los franceses. Los socialistas rechazan esta visión y sugieren crear un gran grupo público para seguir siendo dueños de la política energética de Francia y "conservar un servicio público de calidad con tarifas razonables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2006