Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro rescata del olvido la historia de Joan Escofet, el 'general de Cadaqués'

El teniente general Joan Escofet (1720-1808) fue un personaje sorprendente y casi desconocido hoy. No tiene nada que ver con el coronel Frederic Escofet (1898-1987), jefe de los Mossos d'Esquadra durante la II República, sólo que ambos nacieron en Cadaqués y los dos fueron militares. Joan Escofet fue, además, ingeniero y matemático. A su muerte dejó un legado para la enseñanza de los niños de Cadaqués y otro para dotes matrimoniales de hijas del pueblo de padres pobres. Ahora un libro, El general de Cadaqués (Sirpus), de Firmo Ferrer, rescata la figura de este hombre singular.

Escofet ingresó en el Ejército a los 19 años, probablemente en el mismo Cadaqués, aprovechando una estancia del regimiento de Burgos y Córdoba. Sirvió a la Corona durante 58 años, un mes y ocho días, e incluso cuando la monarquía andaba escasa de fondos aportó en una ocasión su sueldo de un mes y en otra el de un año. Fue militar de los pies a la cabeza, pero en diversas ocasiones se mostró crítico con la dura vida del Ejército y con el sistema de castigos que se aplicaban. Pertenecía a una familia muy religiosa, negociantes importantes que durante la Guerra de Sucesión se mantuvieron fieles a Felipe V, en general, más por negocios que por verdadera convicción.

Escofet fue escalando puestos hasta llegar a gobernador militar y de Barcelona. Participó en la campaña de Italia, luchó por el mantenimiento de las defensas de la costa ante los ataques corsarios y también contra la contaminación revolucionaria que venía de Francia.

En su faceta de ingeniero, trabajó en el proyecto de carretera de Barcelona a Lleida, en el del Castillo de Ayamonte (Huelva), en el del encauzamiento de las aguas de Guadalentín en Lorca (Murcia) para obtener agua potable, en el del puerto y la ensenada de Santander. Dirigió las obras de defensa de plazas como Girona, Hostalric, Seu d'Urgell, Cardona, Lleida, Tarragona y Barcelona. Fue miembro de la Academia de Buenas Letras y de la de Ciencias. Estuvo en Venezuela y Argentina y de uno de esos viajes se trajo un esclavo negro, de nombre Juan, que tenía 12 años cuando lo adquirió y que murió cinco meses y pico después del fallecimiento de Escofet.

Firmo Ferrer (Cadaqués, 1921) ha escrito siete libros con éste, entre ellos Cadaqués des de l'arxiu, Topònims de Cadaqués y la novela Contraban a Portlligat. Su inmensa curiosidad le llevó a interesarse por Joan Escofet, de quien ya había oído hablar cuando aún iba a la escuela.

La idea surgió, explica, de un trabajo escolar. "La Societat l'Amistat, a la que pertenezco, convoca el concurso Conozcamos Cataluña y uno de los temas elegidos fue el teniente general Escofet. Desde la escuela Caritat Serinyana se buscó información en los archivos de Simancas y Segovia y cuando vi el resultado me pareció que debíamos saber más".

Los datos procedentes de archivos daban cuenta de su carrera militar, de los hechos de armas en que participó, de sus ascensos en el escalafón... pero no de cómo y quién era realmente aquella persona. Decidió investigar y consultó también otros archivos, pero no hubiera podido escribir este libro y convertir al lejano general Escofet en una persona de carne y hueso sin el hallazgo de una impresionante documentación inédita.

4.000 cartas inéditas

Tirando del hilo, Ferrer llegó a los herederos del teniente general Escofet, los hermanos Carles y Lluís Bach, que, para su sorpresa, conservaban en el desván dos cajas que contenían más de 4.000 cartas. "Me dejaron todo el material y me dieron todas las facilidades. Me pasé todo el invierno leyéndolas, ordenándolas por décadas y transcribiéndolas".

De esta correspondencia, extrajo numerosos detalles que le permitieron formarse una opinión de Escofet. "El general tenía sentimientos que, en algunos casos, chocaban con las normas del Ejército. Por ejemplo, en cierta ocasión una barca pidió permiso para refugiarse en S'Arenella (Cadaqués) ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de septiembre de 2006