Cuatro versiones

El grito que acaba de ser recuperado y que dentro de unos meses volverá a colgar en el Museo Munch de Oslo no es el original. Como otros muchos pintores, Edvard Munch (1863-1944) acostumbraba a realizar varias versiones de un mismo tema y de El grito realizó cuatro más una litografía.

Aunque todas ellas podrían ser consideradas como originales, lo cierto es que el cuadro que primero tuvo este nombre lo pintó el artista en 1893 sobre un cartón con una técnica mixta de óleo, témpera y pastel. Este cuadro está en la Galería Nacional de Oslo, en donde ha seguido expuesto al público que ha acudido más que nunca a admirarlo desde que el robo del cuadro homónimo del Museo Munch atrajo aún más la atención mediática sobre este icono cultural de la representación de la angustia del mundo moderno. De hecho, El grito de la Galería Nacional también fue robado -el 12 de febrero de 1994 y a plena luz del día-, pero pudo ser recuperado pocos meses más tarde.

Pero si la Galería Nacional ha recibido más afluencia par ver El grito tras estos últimos meses, en el Museo Munch, ubicado también en Oslo en la que fuera casa natal del atormentado pintor, disponían de otra versión del cuadro. Realizada con la técnica del pastel, ha sustituido durante este tiempo al cuadro robado en sus salas, tal vez la versión más conocida, que el artista pintó en témpera sobre cartón también en 1893 con un tamaño ligeramente inferior al de la Galería Nacional.

Como era de suponer, también ha sido una de las obras más solicitadas por los visitantes. La cuarta versión de El grito pertenece a un coleccionista particular. Munch también realizó varias versiones de Madonna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50