Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro italiano de Exteriores rectifica tras tildar a ETA de "movimiento político"

El embajador español en Roma facilitó a D'Alema "adecuada información" sobre la banda

El ministro italiano de Exteriores, Massimo D'Alema, tuvo que rectificar ayer unas declaraciones suyas, publicadas por Corriere della Sera, en las que aseguraba que "el IRA y ETA se han convertido de grupos terroristas en movimientos políticos". El Gobierno español, ante estas "declaraciones erradas", facilitó la "información adecuada sobre ETA y la situación de España" a D'Alema, quien aclaró que lo que quiso decir es que ETA sólo podrá desarrollarse como "formación política" si "renuncia a la violencia" y "acepta las reglas de la democracia en el marco de la legalidad constitucional".

El poscomunista y ex primer ministro D'Alema, líder del partido Demócratas de Izquierda, hizo esas declaraciones en una entrevista referida a la estrategia del Gobierno italiano en Oriente Próximo y, en especial, en el conflicto de Líbano. La tesis que defendía es que, dado que la política unilateral de George Bush se ha estancado, ha llegado la hora de la política, en la que la ONU debe desempeñar un papel protagonista.

Es entonces cuando D'Alema declara al Corriere (propietario del diario español El Mundo): "Hamás y Hezbolá no son Al Qaeda. Además de la responsabilidad en las acciones terroristas, tienen también fines políticos y se ocupan de dar asistencia. El IRA y ETA, de grupos terroristas, se han convertido en movimientos políticos. Debemos empeñarnos en esta metamorfosis en Oriente Medio. Las siglas que se dedican al puro terror, se deben combatir y vencer".

Declaraciones "erradas"

Estas declaraciones alertaron al Ministerio de Asuntos Exteriores español, para el que las afirmaciones sobre ETA, aunque "profundamente erradas", habían sido realizadas "desde el desconocimiento, pero no desde la mala fe". Madrid dio instrucciones al embajador de España en Roma, José Luis Dicenta, para que facilitase a D'Alema "la adecuada información" respecto a ETA, le explicase la actual situación del llamado el proceso de paz y le pidiese que rectificase, según fuentes del ministerio dirigido por Miguel Ángel Moratinos. ETA sigue siendo considerada organización terrorista por la Unión Europea y EE UU.

El ministerio italiano difundió ayer el sigueinete comunicado entre la prensa española acreditada en Roma: "El ministro [D'Alema], en lo que se refiere a ETA, quiso dar a entender que dicho grupo podría desarrollarse en calidad de formación política sólo con la imprescindible condición de que renunciara a la violencia y aceptara las reglas de la democracia en el marco de la legalidad constitucional".

España se da por satisfecha con el contenido de la nota de D'Alema, cuya difusión atribuyó a las gestiones de la embajada. Sin embargo, La Farnesina (sede del departamento de D'Alema en Roma), aseguró que el ministro rectificó a la vista de las informaciones sobre la entrevista difundidas por las agencias de prensa españolas. El ministerio español calificó el incidente de menor y lo consideró zanjado. Exteriores subrayó las "excelentes" relaciones entre ambos países, que no deben verse enturbiadas por las palabras de D'Alema.

La única reacción pública a las declaraciones del ministro italiano procedieron de Antonio López-Istúriz, secretario general del Partido Popular Europeo (PPE). "Es penoso tener que recodar al señor D'Alema que ETA, pese a su alto el fuego, sigue siendo una banda terrorista porque no se ha renunciado a la violencia, no ha anunciado la entrega de las armas y no ha pedido perdón por las casi 1.000 personas asesinadas en las últimas décadas", aseguró. A su entender, "una vez más la izquierda italiana se inmiscuye en asuntos internos de otro país, supongo que sin entender que estas declaraciones dan oxígeno a la parte más radical de una banda terrorista".

Mayor: la paz divide

Mientras, el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, expresó ayer su oposición a que la Eurocámara apoye el diálogo del Gobierno con ETA, tal y como pactaron en julio todos los grupos políticos salvo el PPE, porque sólo serviría para "internacionalizar el conflicto del País Vasco" y trasladar a la UE la "división" entre los principales partidos españoles. "Es un disparate que la UE tome una posición sobre un tema que divide sustancialmente y especialmente a las dos grandes fuerzas políticas en España", dijo.

El líder de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, Enrique Barón, anunció, por el contrario, que la resolución de la Eurocámara de apoyo al diálogo del Gobierno con ETA podría votarse "a finales de septiembre" o en octubre, y dijo que aún hay posibilidades de llegar a un acuerdo con el PP. No obstante, acusó a Mayor Oreja, de "sabotear activamente" el alto el fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006