Famosa ultima la recalificación de su nave en Onil para comprar la fábrica de Feber en Ibi

La empresa, apoyada por el Ayuntamiento, se convertirá en la mayor juguetera de España

La mercantil Fábricas Agrupadas de Muñecas de Onil Sociedad Anónima, Famosa, aspira a convertirse en la mayor compañía juguetera de España. Con este objetivo, la firma inició hace cuatro meses un proceso con el que persigue la compra de la empresa Feber, radicada en la vecina población de Ibi, con los beneficios de la venta de los 32.000 metros cuadrados que ocupa la primera nave de la fábrica en el casco urbano, y que de ser recalificados por el Ayuntamiento, gobernado por el PSPV, Esquerra Unida y el Bloc, se destinarían a la construcción de viviendas.

El acuerdo, cuyo desenlace se ha anunciado para estos días, es fruto de meses de negociaciones y está pendiente del dictamen del Servicio de Defensa de la Competencia, al que se ha comunicado la operación. La empresa ha asegurado que a cambio mantendría el centro logístico, de diseño y la dirección general en Onil, y aprovecharía la avanzada maquinaria que se encuentra en las instalaciones de Feber, en Ibi, para la producción de juguetes, adonde se trasladará el grueso de la plantilla de Famosa. La firma, que mantiene parte de su producción en China, ha señalado que esta operación es una solución para evitar el traslado de toda la producción a Asia y Europa. Además, se ha comprometido a construir viviendas de protección oficial y a ceder otros 24.000 metros cuadrados de suelo al Ayuntamiento.

La empresa, que surgió en Onil de la unión de pequeñas fábricas de muñecas, cuenta ya con el respaldo de todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Onil para aumentar la edificabilidad de sus terrenos. Con la adquisición de Feber, la empresa de Onil confía en complementar el volumen de ventas en 30 millones de euros y potenciar su liderazgo en Europa frente a compañías rivales como Mattel o Hasbro.

La negociación con los grupos políticos del Ayuntamiento de Onil ha dilatado el proceso de compra, que las empresas jugueteras esperaban haber zanjado en abril con el objetivo de afrontar con garantías la próxima campaña de Navidad. Comisiones Obreras, sindicato mayoritario en Famosa, ha exigido al Ayuntamiento de Onil que no apruebe el convenio urbanístico, que supondría la recalificación de los terrenos de la primera fábrica de la muñequera, hasta que la empresa defina con exactitud su futuro y cómo va a afectar a los trabajadores. La propuesta buscaba el consenso con los otros dos sindicatos mayoritarios, UGT y Agrupación de Trabajadores de Onil, que tienen representación en el comité de empresa de Famosa.

Quien ha decidido no apoyar la operación es Esquerra Republicana del País Valencià, que se desmarcó de las negociaciones. A través de su presidente en Onil, Josep Tadeu Berenguer, la formación política calificó como "una propuesta de mínimos" la ampliación de la edificabilidad de los terrenos de Famosa a cambio de mantener los puestos de trabajo de la empresa. Recordó que la empresa tiene dentro de su accionariado a Bancaixa, la CAM o Banco Pastor, entidades a las que podría solicitar dinero para la compra de Feber. Berenguer recomendó a la alcaldesa de Onil, la socialista Mercedes Mira, que mida las consecuencias de la recalificación de terrenos ya que otras empresas privadas acudirían al Ayuntamiento "a pedir dinero".

Famosa, que cuenta con una plantilla de 400 empleados, fue adquirida el verano pasado por la sociedad Vista Capital, entidad de capital riesgo del Banco Santander Central Hispano y del Royal Bank of Scotland.

Crisis superadas

Las jugueteras Feber y Famosa han sobrevivido a lo largo de su historia a distintos momentos críticos. Famosa surgió en 1957 de la unión de pequeñas fábricas de muñecas para evitar el cierre de la industria local. De las 24 firmas que conformaron la actual multinacional de Onil, sólo cuatro contaban con los últimos adelantos para subsistir. Su unión puso en marcha la mayor empresa juguetera, creadora de Nancy y Nenuco.

Feber SA fue fundada un año antes en Ibi. Su actual presidente, José Manuel Rodríguez Ferre, es hijo del fundador de la firma, que también hizo frente al cierre de la empresa a finales de la década de los 90 del siglo pasado. La mercantil, que tiene su centro de producción en Ibi, donde dispone de unas instalaciones que albergan 50.000 metros cuadrados, apostó por la elaboración de juguetes grandes para exteriores con el fin de evitar el cierre de su actividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50