Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cien jóvenes participan este año en el programa de cooperación

Un centenar de jóvenes, 79 de ellos mujeres, integran el programa Juventud Vasca Cooperante, organizado por los departamentos de Cultura y de Asuntos Sociales, que se desarrolla hasta octubre. Los participantes, en su mayoría educadores, pedagogos, trabajadores sociales y profesionales de la medicina, permanecen desde julio en países de América y, en menor medida, de África y Asia. El programa, dirigido a jóvenes entre 20 y 30 años, busca "sensibilizar en el conocimiento y en la solidaridad con el tercer mundo" a través de su participación directa en actuaciones ejecutadas a través de ONGs.

Venezuela es el país que acoge a un mayor número de cooperantes (32), seguido de Perú (18), Colombia (13) y El Salvador (10). También han viajado participantes de esta iniciativa en Ecuador (7), Bolivia (5), Guatemala (3), India (3), Filipinas (2), Honduras (1) y en Eritrea (1).

Respecto al perfil de los jóvenes participantes, predominan los educadores, que son un total de 26, seguidos de los pedagogos y profesores (12), trabajadores sociales (11) y profesionales de la medicina (9). También se han acogido al programa siete ingenieros, otros siete psicólogos, siete más biólogos y licenciados en ciencias medioambientales, seis músicos, cinco licenciados en Ciencias Empresariales, cinco periodistas, tres informáticos, tres arquitectos y un sociólogo.

En cuanto al origen, 49 cooperantes son vizcaínos, 37 guipuzcoanos y 14 alaveses. El Gobierno vasco sufraga sus gastos de viaje y los seguros, mientras que cada ONG encargada de la experiencia se responsabiliza de la manutención y alojamiento en los lugares de destino.

En todos los casos, las acciones del programa se realizan a través de ONGs y grupos que trabajan en los países del sur, contando con el apoyo de colectivos del tercer mundo. Esta cooperación e interrelación está permitiendo crear vínculos sólidos de colaboración que abren la puerta a nuevas iniciativas. Al mismo tiempo, el programa permite la inserción de la juventud en el mundo de la solidaridad entre los pueblos y las culturas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de agosto de 2006