Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Subaru Tribeca

Diseño original y un interior muy práctico

Es el primer todoterreno de Subaru y tiene un diseño muy funcional, pero sólo se ofrece con un motor 3.0 de gasolina que rinde 245 CV, cambio secuencial y tracción 4×4. Llega en septiembre con versiones de cinco y siete plazas, y unos precios a partir de 44.900 euros.

Subaru quiere conquistar su hueco entre los grandes todoterrenos de prestigio, como los Audi Q7, Porsche Cayenne, BMW X5, Volvo XC90, VW Touareg y otros, que están triunfando en los mercados desarrollados de todo el mundo. Su propuesta es el Tribeca, un 4×4 amplio, moderno y con una personalidad muy marcada, que sale a la venta el 15 de septiembre. Sin embargo, al igual que el Porsche y al contrario que todos los demás, el nuevo Subaru parte con una limitación importante en Europa, porque no va a contar con mecánica turbodiésel, al menos hasta 2009.

El Tribeca sólo se comercializará con motor de gasolina, un 3.0 boxer (seis cilindros opuestos de tres en tres) que rinde 245 CV y va acoplado a un cambio automático-secuencial de cinco marchas, como el del Outback, la berlina todocaminos de la marca. El todotereno japonés se ofrecerá en dos versiones de cinco y siete plazas. La primera estará disponible en dos acabados, básico (44.900 euros) y Limited (49.900), y la otra, sólo en el superior (52.900).

Un salto de calidad

El Tribeca representa un salto de calidad en la marca japonesa, tanto por diseño exterior como por la calidad de materiales que aplica por dentro. Mide 4,85 metros de longitud y pesa 1.890 kilos, una cifra liviana e inferior a lo habitual entre los todoterrenos grandes. Pero lo que más llama la atención es la línea, con un frontal característico que lo distingue de cualquier otro 4×4. Así, el parachoques llega casi hasta el borde del capó e integra en el centro una parrilla grande muy peculiar con dos rejillas a los lados. Y los faros, situados en las esquinas del capó, imitan las formas de una lágrima cuando cae. La silueta es musculosa y aparente, con una cintura alta y ascendente que recoge los tres cristales laterales y se une con un techo arqueado que también tiene caída en la zona posterior.

El interior presenta una calidad de acabados notable y un diseño limpio y muy ordenado. Destacan las formas del salpicadero, con los laterales adelantados, una solución que deja más espacio para las piernas del conductor y el copiloto. La consola central incluye los mandos de la climatización y el equipo de música. Además está muy bien insonorizado y dentro apenas se percibe el sonido de la mecánica.

Tres diferenciales electrónicos

El todoterreno japonés incluye tracción permanente a las cuatro ruedas, pero el sistema del Tribeca se completa con tres diferenciales electrónicos - delantero, central y trasero- que varían el reparto de potencia en cuanto detectan pérdidas de adherencia en alguna de las ruedas para mantener la estabilidad y mejorar la tracción. En cambio, no incluye el control de descenso, habitual ya en muchos 4×4 ligeros, ni tampoco lleva reductora.

El Tribeca se comercializa en versiones de cinco y siete plazas. La primera se ofrece en un acabado básico que incluye un equipamiento de serie muy generoso: seis airbags, ABS, control de estabilidad y tracción, reposacabezas delanteros activos, climatizador bizona, radio-CD con MP3 y nueve altavoces, toma auxiliar para iPod y asientos delanteros con regulación eléctrica y calefacción, aparte de todo lo habitual.

El acabado Limited añade detalles más sofisticados, como asientos en cuero, techo eléctrico, navegador y cámara trasera de ayuda al aparcamiento. En cuanto a la variante de siete asientos, suma a todo lo anterior el DVD y un sistema de ventilación independiente para las plazas de la tercera fila.

UN INTERIOR AMPLIO Y FLEXIBLE

EL DISEÑO INTERIOR y la calidad de acabados están bien resueltos en el Tribeca, y confirman el cambio adoptado por Subaru desde el lanzamiento del último Legacy. Destacan las formas suaves y fluidas del salpicadero y la consola del cambio, que se integran en una sola pieza, así como los adornos metalizados, que realzan el conjunto.

En el aspecto práctico, el 4×4 de Subaru ofrece un interior amplio y muy flexible. Las butacas delanteras son grandes y cómodas, e incluyen reglajes eléctricos para encontrar fácilmente la postura ideal. La segunda fila está dividida en dos partes y cada una se desplaza de forma independiente en longitud (20 centímetros) y permite variar por separado la inclinación de los respaldos, que llevan en el centro un hueco para esquís. Así, la versión de cinco plazas ofrece una capacidad sobresaliente de 1.547 litros si se llena hasta el techo. El maletero incluye detalles muy prácticos, como ganchos para colgar las bolsas de la compra y dos tomas de corriente de 12 voltios, y cuenta también con un portón grande que facilita la carga. En cambio, la luneta no tiene apertura independiente.

La versión de siete plazas añade una tercera fila con dos asientos suplementarios que reducen el maletero al mínimo. Se abaten en dos partes y se ocultan bajo el piso, y aunque el espacio es suficiente para que viajen dos niños, apenas hay sitio en la zona de los pies para poder alojar adultos, a menos que se desplace hacia delante la segunda fila. El acceso a estas plazas se puede realizar por las dos puertas traseras indistintamente.

MOTOR 'BOXER'

SUBARU Y PORSCHE son las dos únicas marcas en el mundo que siguen utilizando motores de arquitectura boxer (cilindros enfrentados), una solución que permite bajar el centro de gravedad de la mecánica y se distingue por su peculiar sonido.

El Tribeca monta un motor 3.0 de seis cilindros y 245 CV que otorga unas prestaciones bastante correctas para un 4×4: alcanza 195 km/h., acelera de 0 a 100 km/h. en 9,7 segundos y tiene un consumo medio de 12,3 litros. El motor va acoplado a un cambio automático-secuencial de cinco velocidades, rápido en conducción deportiva y a la vez muy cómodo en ciudad. Pero el nuevo 4×4 japonés no tendrá por ahora versión turbodiésel. Subaru está ultimando un motor 2.0 boxer de gasóleo que se estrenará en 2008 en los Legacy y Outback, y podría llegar al Tribeca en 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2006

Más información