Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las compañías de móviles se ponen en pie de guerra contra la rebaja de tarifas

Telefónica, Vodafone y Amena recurrirán la medida y advierten de que peligra la inversión

Las compañías de telefonía móvil se han puesto en pie de guerra contra la propuesta de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) de reducir a la mitad en dos años las tarifas de terminación, lo que cobran por el uso de su red cuando la llamada se dirige a uno de sus abonados. Telefónica Móviles, Vodafone y Amena presentarán alegaciones para intentar frenar la rebaja que consideran desproporcionada. Las compañías advierten de que las tarifas hacen peligrar sus planes de inversión. Las asociaciones de consumidores han aplaudido la propuesta.

Las relaciones entre el regulador y las tres compañías de móviles que operan en España -Telefónica Móviles, Vodafone y Amena- no pasan por su mejor momento. Y es que, en apenas unos meses, el regulador -la CMT y el Ministerio de Industria- ha adoptado importantes decisiones que les perjudican en un doble sentido: la autorización para que entren en el mercado nuevos competidores y la reducción de los márgenes de beneficio. Primero fue la aprobación de los operadores móviles virtuales (compañías sin red propia que utilizan la de las firmas establecidas para dar sus servicios) y la autorización para el estreno comercial de Xfera, el cuarto operador, en condiciones ventajosas. Y ahora, la rebaja de las tarifas de interconexión.

Ese tarifazo, como ya comienza a denominarse en el sector, puede ser la gota que colme el vaso. Éste es el sentir general de las tres compañías de telefonía móvil ante la propuesta de la CMT de reducir a la mitad en el plazo de dos años las tarifas de terminación, es decir, lo que cobra por el uso de su red la operadora del abonado que recibe una llamada a la del que la hace.

Las operadoras preparan ya los pliegos de alegaciones para intentar frenar la medida o, al menos, aminorar la reducción de tarifas. Pero si no tienen éxito, advierten de que tendrán que revisar a la baja sus planes de inversión, más de 1.600 millones de euros al año entre las tres operadoras. Y es que la propuesta les puede suponer una merma de ingresos de más de 1.500 millones de euros al año.

Las compañías tienen ahora un plazo de un mes para presentar esas alegaciones, y no descartan llevar el asunto a los tribunales si sus argumentos no son atendidos finalmente por la CMT. El regulador dispone, a su vez, de un plazo de un mes para estudiar las alegaciones y realizar una propuesta final de tarifas definitivas que entrarán en vigor el próximo 1 de octubre.

El regulador propone una bajada de las tarifas de terminación del 47,7% para las llamadas a Movistar, de un 48,8% para llamadas a Vodafone y del 54,3% para las que tienen como destinatario un abonado de Amena.

Según fuentes de las compañías, aunque aún no han estudiado en profundidad el informe técnico que les remitió ayer la CMT, las alegaciones se basarán en que el regulador no ha tenido en cuenta a la hora de calcular las tarifas el fuerte esfuerzo inversor que están realizando las compañías para garantizar la calidad del servicio y hacer posible la nueva tecnología 3G, que permite aplicaciones como la videoconferencia y la descarga de contenidos de Internet.

Desde Telefónica Móviles, la propuesta de la CMT tiene "claroscuros". En el lado negativo consideran que la reducción es desmesurada, pero también señalan aspectos positivos como la unificación de tarifas para los tres operadores -el precio medio será de seis céntimos por minuto en octubre de 2008-, puesto que ahora a Movistar se le aplicaban las tarifas más bajas. También se valora que por primera vez se despeje la incertidumbre tarifaria para los próximos dos años.

Desde Vodafone se remarca que el éxito de la telefonía móvil en España se debe, en gran parte, a la regulación, pero que ese entorno regulatorio "se está poniendo muy difícil" con medidas como la aprobación de los operadores virtuales o la reducción de tarifas, medidas "que pueden afectar tanto a las perspectivas de negocio como a los planes de inversión". Amena, la más perjudicada puesto que sufrirá la mayor reducción de tarifas, se limitó a señalar que presentará alegaciones.

Consumidores

Por el contrario, las asociaciones de consumidores recibieron con regocijo la medida. La Federación de Consumidores en Acción (Facua) consideró "positiva pero insuficiente" la reducción anunciada por la CMT y pidió una rebaja mayor, del 80% en el caso de Movistar, un 71% las de Vodafone y un 55% las de Amena.

En ese sentido, Facua resaltó que, "gracias al importante desfase permitido por la CMT entre los ingresos y los costes relativos a la interconexión, las tres compañías de móviles ingresan cada año unos 2.500 millones de euros extra".

Por su parte, la Unión de Consumidores de España (UCE) saludó la medida y pidió que se corrijan los abusos tarifarios de las compañías de móvil, informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de agosto de 2006