_
_
_
_

El colectivo gay de Madrid denuncia 80 agresiones en baños públicos

Daniel Verdú

El Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam) aseguró ayer que recibe tres o cuatro denuncias al mes desde hace dos años -alrededor de unas 80- de gays que aseguran haber sufrido agresiones en los servicios de estaciones de trenes y autobuses y de centros comerciales en los que se dan cita para tener encuentros sexuales. "Las agresiones físicas y verbales se producen por los vigilantes de seguridad. No son hechos aislados. Mensualmente desde hace dos años recibimos tres o cuatro denuncias", explican desde los servicios jurídicos. Muchas, por miedo o por pudor, no llegan a los tribunales. La policía asegura que las agresiones a homosexuales son hechos aislados, pero no da datos al respecto.

Más información
"Es muy triste contar a la gente que te quiere que te han pateado por maricón"

Según Cogam, en muchas ocasiones, los guardias jurados exigen la documentación a las personas que sorprenden en los baños. "Como es algo que se repite, creemos que las directrices deben venir de las propias empresas de seguridad", lamentan. Cogam cree que, a pesar de los avances en los derechos que han experimentado los homosexuales, a "veces parece que la sociedad no está dispuesta a asumir una legislación que, además, es todavía blanda".

Hacia la normalización

Por su parte, la presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, Beatriz Gimeno, aseguró que en su organización no se tiene constancia de más agresiones que las que han publicado los medios de comunicación. Entre ellas, las de la paliza que recibieron tres mujeres transexuales en el pasado día del Orgullo Gay en Madrid a manos de seis jóvenes, dos chicas y dos chicos. O la de la transexual de Zaragoza que el pasado mayo denunció agresiones y una detención ilegal de la policía.

"Creemos que la normalización se va imponiendo", aseguró Antonio Guirado, secretario general de la Coordinadora de Gays y Lesbianas de Catalunya. "Las agresiones proceden de una minoría que estoy seguro de que tampoco respeta a las mujeres o a las personas de otras razas", matizó. Según Guirado, "se están conquistando nuevos espacios y es fácil encontrar obstáculos. Pero tenemos a la ley y a la sociedad de nuestro lado. Sólo falta que las instituciones actúen siempre en consecuencia", añadió.

Guirado considera que en los últimos años ha aumentado la visibilidad a la que el colectivo gay está expuesto y ha disminuido el miedo a denunciar las agresiones homófobas. "La legalización del matrimonio ha sido un gran acto de pedagogía social", aseguran.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Daniel Verdú
Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_