Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fieles a Puigcercós copan los puestos clave de las listas de ERC en detrimento del entorno de Carod

Benach se mantiene como cabeza de lista por Tarragona con un fuerte voto de castigo

Si no hay sorpresas de última hora y con el permiso de las bases del partido, el Consejo Nacional de Esquerra Republicana aprobará hoy las listas con las que acudir a las elecciones de noviembre. Estas listas reflejan los nuevos equilibrios internos y en las que los fieles al secretario general, Joan Puigcercós, copan la mayor parte de puestos clave. Esto en detrimento del sector que encabeza Josep Lluís Carod Rovira, que ha logrado mantener, pero con un fuerte voto de castigo, el control de la lista de Tarragona, encabezada por Ernest Benach.

Aunque la paz interna parece garantizada a corto plazo gracias al tándem electoral Carod-Puigcercós, las tensiones en la elaboración de las listas han sido más importantes de lo que es habitual. Sobre todo porque las presiones de las bases y del aparato de partido, controlado por Puigcercós, han acabado por dejar fuera de las listas a algún destacado colaborador de Carod. Es el caso de Manel Balcells, ex consejero de Universidades quien, precisamente por el cargo que ocupó, no debía tener problemas para lograr un puesto destacado en las listas junto al resto de sus ex compañeros de filas en el Gobierno catalán.

Pero la candidatura de Balcells quedó tocada de muerte ya hace unos días cuando la federación del Vallès Oriental a la que pertenece le propinó un fuerte voto de castigo y acabó por proponer al candidato alternativo, Jordi Cots, para ir a las listas. Sólo si la dirección nacional del partido lo propone directamente entrará Balcells a las listas.

Otra próximo a Puigcercós, la ex consejera Anna Simó, ocupará el número tres de la lista republicana. La seguirán, aunque no necesariamente por este orden, Josep Huguet, Marina Llansana, Joan Ridao, Xavier Vendrell y Teresa Aragonès.

Otro nombre cercano a Carod que ha visto peligrar su candidatura ha sido Ernest Benach, que tuvo que lidiar con un voto de castigo cercano al 30% para encabezar la lista de Tarragona. Finalmente, el también presidente del Parlament será cabeza de cartel de esta provincia seguido de otro fiel a Carod: Josep Bargalló.

Girona, provincia de origen de Joan Puigcercós, tendrá una lista en la que la militancia más próxima a Carod no ocupará puestos relevantes, con Pere Vigo como número uno y Maria Mercè Roca en el segundo puesto. Destaca la incorporación del ex alcalde de Banyoles, Pere Bosch, en un lugar destacado. El ex consejero Joan Carretero, que encabezó un intento de decapitar la actual dirección de Esquerra se quedará fuera de las listas. De hecho, ni siquiera se postuló para ir como diputado en representación de la federación del Alt Pirineu a la que pertenece. En la provincia de Lleida repetirá Carmel Mòdol como cabeza de lista.

Todos los disgustos que se han llevado el sector de Carod han sido éxitos para el sector de Puigcercós. Así, el polémico recaudador del partido y ex consejero de Gobernación, Xavier Vendrell, contó con el 98% de los apoyos en la federación del Baix Llobregat. También Uriel Bertran, en el Barcelonès Nord, fue elegido con un apoyo similar. En plena negociación para cerrar las listas, Carod se reunió ayer con la dirección de la plataforma Maragallista Ciutadans pel Canvi que a su turno negocia con el PSC para mantener a algunos de sus miembros, como independientes, en las listas socialistas. Aunque Ciutadans pel Canvi no pidió formalmente la incorporación de alguno de sus miembros a las listas de ERC, sí acordaron con los republicanos intentar establecer relaciones tras las elecciones autonómicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de julio de 2006