Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra movilización contra la adjudicación de la planta de Izar en Sevilla

Los empleados anuncian más protestas, que interrumpirán en agosto

Los trabajadores de la planta de Izar en Sevilla bloquearon ayer durante una hora los accesos al puerto como protesta por el acuerdo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), propietaria de Izar, de adjudicar la factoría a Astilleros de Huelva. La policía impidió que la protesta afectara a la ronda de circunvalación de la capital andaluza. Los trabajadores anuncian más movilizaciones, que interrumpirán en agosto.

Pese a las garantías de empleo que ofrece Astilleros Huelva, el portavoz del comité de empresa de la planta de Izar en Sevilla Enrique Fernández aseguró que son "insuficientes" y volvió a exigir trabajo para los próximos diez años.

Fernández descartó cualquier tipo de encuentro con los responsables de la firma onubense. "No es conveniente" y no hay "nada que hablar con ellos", argumentó.

Los trabajadores de Izar en Sevilla, unos 190 de plantilla y una treintena de la industria auxiliar, rechazan "categóricamente" la decisión de la SEPI al considerarla una "privatización dura y pura".

Durante la protesta, se dispuso un eficaz dispositivo policial en los alrededores, con un grupo de antidisturbios y otros agentes apostados en un puente cercano a la vía de la esclusa y en la rotonda del puerto, para evitar que los trabajadores pudieran dirigirse a la SE-30 y cortar esta ronda de circunvalación.

El presidente del comité de Izar, Gregorio Mora, leyó los acuerdos de rechazo a la venta aprobada por la SEPI y anunció que seguirán con las movilizaciones los martes y jueves de julio, Tras agosto, retomarán las protestas, informa Efe.

Por otra parte, el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España ha reclamando una investigación sobre las agresiones registradas el pasado 13 de julio a las puertas del Consistorio. Los agentes creen que una actuación negligente les dejó "acorralados" entre las puertas y los trabajadores de Izar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 2006