BIOLOGÍA

Unos fósiles dan pistas sobre cómo fue la vida del extinto dodo

Se conoce la extinción del dodo, pero nadie sabe gran cosa sobre su vida. El rechoncho pájaro no volador desapareció a finales del siglo XVI, menos de dos siglos después de que los exploradores europeos descubrieran su hogar, la isla Mauricio, del océano Índico. Aparte de algunas descripciones de pasada, han sobrevivido pocas pruebas del ave. Pero recientemente, un equipo de científicos ha explorado un hallazgo de fósiles de dodo que podrían tener hasta 3.000 años de antigüedad. Junto con los dodos, han encontrado fósiles de otras especies de aves, reptiles, murciélagos y numerosas plantas.

"Hemos encontrado todo el ecosistema", dice Kenneth Rijsdijk, jefe del equipo y geógrafo físico de Estudios Geológicos de Holanda. Los científicos esperan que el yacimiento ofrezca la primera panorámica clara sobre el mundo ecológico del dodo antes de la llegada de los humanos. Puede permitirles comprender mejor cómo se extinguieron los dodos y muchas otras especies. Los orígenes del dodo son misteriosos. Estudios de su ADN indican que descendía de las palomas. El pariente más cercano del dodo era el solitario, otro pájaro no volador ya extinguido que sólo vivía en la cercana isla de Rodrigues.

El dodo y el solitario comparten un antepasado común que debió vivir hace 25 millones de años. Pero Mauricio se formó hace sólo unos ocho millones de años. Nadie sabe dónde vivían los ancestros del dodo antes. Una vez llegados a la isla, los dodos siguieron la misma senda evolutiva que algunos pájaros de otras islas, como Madagascar y Hawai. Se volvieron rechonchos y dejaron de volar cuando se adaptaron a alimentarse de plantas.

Rijsdijk y su colega Frans Bunnik encontraron el yacimiento en Mauricio y, con un equipo internacional, iniciaron la extracción de gran cantidad de fósiles, incluido muchos de dodo, algunos de los cuales posiblemente pertenezcan a crías. Los científicos están estudiando el material con más detenimiento. Algunos están buscando ADN antiguo, mientras que otros analizarán los huesos de dodo para recabar pistas sobre su alimentación.

Ecosistema de Mauricio

Cuando comprendan el ecosistema de Mauricio antes de la llegada del ser humano, esperan encontrar pistas sobre la extinción del dodo. Los dodos eran fáciles de cazar, pero es probable que la caza por sí sola no acabara con ellos. Una investigación reciente indica que los primeros colonos holandeses rara vez consumían carne de dodo. La deforestación de la isla tampoco condenó al dodo, ya que ésta comenzó después de su extinción.

Los mamíferos introducidos en la isla por algunos de los primeros visitantes podrían ser los culpables. Los cerdos y los monos pronto se establecieron y quizá compitieran por comida, comieran huevos de dodo o de algún modo alteraran el medio ambiente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS