Zapatero reprocha al PP balear el crecimiento basado en la construcción

El presidente advierte de que no financiará autopistas que no tengan el consenso social

El aviso se dirigió a todos los presidentes autonómicos del PP, pero sobre todo, el mensaje del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue para el jefe del Ejecutivo balear, Jaume Matas. Zapatero protagonizó ayer sendos actos de partido en Ibiza y Formentera para apoyar, casi con un año de antelación, la campaña socialista en las municipales y autonómicas de mayo de 2007. Francesc Antich, candidato a la presidencia de Baleares, tendrá un apoyo continuado del jefe del Ejecutivo español al estimar que en toda España, pero sobre todo en Baleares, se necesita un proyecto que sirva a la mayoría de los ciudadanos.

"La riqueza que se hace sólo a costa de construir y construir es para unos pocos y no para la mayoría". Este fue uno de los mensajes que Zapatero lanzó ayer en Ibiza, donde entró colateralmente en el conflicto que hay en la isla por la pretensión, muy avanzada, del Gobierno del PP de construir una autopista a la que se opone la mayoría ciudadana.

Zapatero tuvo presente durante toda su intervención esa oposición social, ya que un numeroso grupo de miembros de la Plataforma Antiautopista coreó lemas contra la construcción de la misma, aunque sin llegar a producir alteración alguna. Antes de empezar el mitin Zapatero conversó con ellos y recogió el dossier con la historia de esta autopista y los informes técnicos en contra de la misma. "El Gobierno central no va a financiar ninguna autopista que no tenga el apoyo social, pero sí me comprometo con el Gobierno balear a financiar proyectos y planes tecnológicos y de investigación para que su modelo de desarrollo no sea sólo la construcción". El anuncio fue acogido con aplausos y enseguida Zapatero deslizó la advertencia de que si el Gobierno balear no se apea de su decisión, también está en riesgo "el acuerdo sobre carreteras" pendiente de firmar entre las dos administraciones.

"Tierra en ebullición"

Antes, el candidato a la presidencia autonómica, Francesc Antich, informó a Zapatero de que estaba "en una tierra en ebullición, a causa de las autopistas faraónicas del PP que vienen tres o cuatro tallas grandes y que serían propias de los grandes páramos de Castilla". Los oradores recurrían tanto al problema de esta autopista en construcción como al exceso "de ladrillo y pelotazo urbanístico siempre en contra de todo el pueblo de Ibiza".

El secretario general de los socialistas de Ibiza y Formentera, Roque López, dio la palabra a Antich lamentando que en las islas sus ciudadanos tengan que pagar "la política del rodillo y del asfalto del PP". En efecto, decía Antich, "aquí se construye con desmesura, sin complejos, convirtiendo las islas en el lugar para el turismo barato, del todo a cien".

Zapatero se comprometió a volver a Ibiza y Formentera a pesar de que su visita ha sido fuertemente criticada por el PP balear con el argumento de que no se ha entrevistado con las autoridades de las islas Pitiusas. Los socialistas baleares han recordado el derecho de Zapatero de hacer actos como secretario general de su partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 15 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50