Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC aplaza la reedición del pacto con Ciutadans pel Canvi

Los socialistas catalanes y la plataforma margallista Ciutadans pel Canvi (CpC) aplazaron ayer la decisión sobre la reedición de la coalición con que concurrieron a las elecciones autonómicas en 1999 y 2003. La cúpula del PSC, encabezada por su primer secretario, José Montilla, mantuvo ayer una reunión con los dirigentes de Ciutadans pel Canvi para debatir la fórmula de colaboración entre ellos de cara a las próximas elecciones autonómicas. Pero no hubo decisión, que se aplaza hasta septiembre.

Las incógnitas no se disiparon. El secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, aseguró tras la reunión que su partido y la plataforma cívico-política, que cuenta con 11 diputados en el Parlamento catalán, apuestan por seguir trabajando "juntos", aunque evitó concretar la fórmula. Zaragoza se limitó a decir que las listas electorales se elaborarán en septiembre y que la reunión sirvió para "constatar" la voluntad de seguir trabajando conjuntamente en un "proyecto político común".

La plataforma lleva meses en un proceso de reflexión interna sobre su relación con los socialistas catalanes. Por su parte, el PSC no ha demostrado gran interés por renovar su acuerdo electoral con la plataforma. Lo demuestra el hecho de que hace ya cinco meses que CpC remitió al PSC las bases para reformular su acuerdo y no recibió respuesta alguna. Recientemente, CpC volvió a enviar a la calle de Nicaragua, sede del PSC, el acuerdo de colaboración que ya remitió, sin éxito, en febrero.

Hace días que el PSC manifestaba que la coalición no debía repetirse, aunque algunos dirigentes apuntaban la posibilidad de incluir en sus listas a algunos de los miembros de CpC, en calidad de independientes.

Mas critica a Montilla

El aspirante de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, arremetió ayer contra Montilla, que hoy será proclamado formalmente candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat por el consejo nacional de su partido. Mas advirtió de que Montilla representa la más estricta continuidad del tripartito de las izquierdas catalanas. Y lanzó un guiño a los electores de ERC desengañados, presentando a CiU como la "casa común del catalanismo".

Mas insistió en que CiU es la "única alternativa" tras el "fracaso" del tripartito, e insistió en que no pactará con el Partido Popular ni para alcanzar la presidencia de la Generalitat. Pero el presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, le recordó ayer que en algunas cuestiones no hay que recurrir al cálculo político y basta el mero cálculo aritmético. "Si el tripartito no suma mayoría absoluta quiere decir que CiU y PP sí suman", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de julio de 2006