Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso para el fin del terrorismo

La fiscalía pide más prisión para dos etarras que iban a ser excarcelados

La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó ayer al juez Santiago Pedraz que acuerde la prisión para dos miembros de un comando de información de ETA -David Pla y Aitor Lorente- que iban a ser excarcelados el próximo día 25 por haber cumplido su condena. El magistrado se pronunciará previsiblemente hoy.

La petición del fiscal abarca también a Ainara Esterán, y a una cuarta terrorista presa en Francia, Nerea Garaizar, a los que considera autores por cooperación necesaria en el asesinato del senador del PP Manuel Giménez Abad, ocurrido en 2001 en Zaragoza.

Pla y Lorente fueron detenidos en julio de 2000 en Zaragoza, y ambos aceptaron una pena de seis años de prisión por delitos de pertenencia a banda armada y de uso de documentos falsos. Esterán, sin embargo, fue detenida el 12 de noviembre de 2000 y fue condenada a nueve años y seis meses de cárcel por tenencia ilícita de armas y colaboración con banda terrorista.

Lorente había reconocido que los miembros del comando habían realizado labores de información en Zaragoza sobre miembros de las Fuerzas Armadas, de la policía y otros estamentos.

Reapertura del sumario

Sin embargo, hace un par de meses, las autoridades judiciales francesas remitieron una serie de documentos a la Audiencia Nacional tras analizar el contenido de los ordenadores del que fuera jefe de los comandos de ETA Ibon Fernández Iradi, Susper. Según esos documentos, Pla, Lorente, Esterán y Garaizar formaron un comando de información que realizó los seguimientos al senador asesinado y remitió la información a la dirección de ETA en Francia, que posteriormente ordenó a otro comando la comisión del asesinato.

Pla, Lorente y Esterán acudieron ayer a la Audiencia Nacional, donde declararon ante el juez Santiago Pedraz. Todos ellos negaron haber facilitado datos a ETA sobre el senador asesinado, pero el fiscal solicitó la prisión preventiva de todos ellos por esos hechos.

El fiscal considera que la labor de los tres etarras, y la cuarta detenida en Francia, excede la de la mera colaboración con la banda terrorista, y que, a su entender, constituye un delito de asesinato terrorista en la persona de Giménez Abad. Los etarras serían considerados autores por cooperación necesaria. La pena prevista para ese delito oscila entre los 20 y 30 años de prisión.

El juez Pedraz se pronunciará previsiblemente hoy sobre la petición del fiscal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 2006