Alemania 2006

Los cortocircuitos de Zizou

La imagen de Zinedine Zidane perdiendo los estribos en un terreno de juego no debe resultar atípica, a poco que se haga memoria. El capitán de la selección francesa, que se ha caracterizado por ser uno de los jugadores más elegantes con el balón en los pies, es reincidente, sin embargo, a la hora de protagonizar arranques violentos que han dado con sus huesos en la ducha antes de que el árbitro pitara el final del partido.

En el Mundial de Francia 98, Zidane fue expulsado tras pisar a Fuad Amin, de Arabia Saudí, que estaba en el suelo. La FIFA le sancionó con dos encuentros y la prensa francesa cargó las tintas contra lo que consideró un acto de irresponsabilidad por parte del 10 bleu.

Peor fue el cabezazo que propinó a Kientz, del Hamburgo, en la Liga de Campeones de 2000, cuando militaba en las filas del Juventus. En esa ocasión el castigo fue de cinco partidos, sanción que tuvo que cumplir cuando fichó por el Real Madrid. También con la Juve, Zizou fue expulsado por agredir a Emerson, entonces en el Deportivo, en un duelo en Riazor.

Zidane aumentó su expediente en el Madrid. Vio la tarjeta roja por dar un manotazo a Pablo Alfaro, del Sevilla, en la Copa del Rey de 2004 y una patada traicionera a Djalminha, del Depor, supuso, ese mismo año, su primera expulsión en la Liga española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50