Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Eres una mierda"

Una concejal del PP de Leganés se querella contra la portavoz del partido por amenazas

"Las mujeres están locas". "Los viejos sólo dan mala imagen al partido". "Eres una mierda". "No hay nadie normal en el partido". Son algunas de las frases que la presidenta del grupo municipal del PP y portavoz de Leganés (177.000 habitantes), Guadalupe Bragado, utilizó contra la edil Pilar Almonacid. Así lo ha relatado ésta en la querella que ha presentado contra su compañera de partido. La crisis interna del PP ha llegado por primera vez a los tribunales. Almonacid acusa a Bragado de delitos contra el honor (injurias), contra la integridad moral, coacciones, amenazas y lesiones. Bragado niega los hechos y asegura que la querella "obedece al nerviosismo previo a la elaboración de las listas del partido".

La querella, que consta de seis folios, fue presentada el pasado 21 de junio y recayó por reparto en el juzgado de instrucción número 2 de Leganés. Aún no ha sido admitida a trámite porque queda el paso previo de que la querellante, Pilar Almonacid, se ratifique en la misma.

El escrito de la concejal al juzgado recoge que los problemas de acoso y vejaciones hacia sus compañeros de partido comenzaron meses antes de las elecciones de 2003. La querella recuerda un problema ocurrido en la avenida de Juan Carlos I, cuando estaba siendo instalada una mesa informativa previa a los comicios. Hubo un retraso por parte de un concejal, que traía el material para entregar a los vecinos. "Esto motivó que Guadalupe Bragado se pusiera histérica, dando voces en la vía pública, en presencia de todos los viandantes y diciendo a los concejales que eran inútiles, que no se podía contar con ellos para nada. Amenazó con quitarles de las listas electorales", recoge el escrito de acusación.

Tres de los 11 concejales que salieron elegidos en los comicios -Socorro del Fraile, Francisco Rodrigo Vicente y Pedro Rojo Bermúdez- han dejado de formar parte del grupo del PP de la cuarta ciudad de la Comunidad, por número de habitantes, aunque no han renunciado a su acta de concejal. Tan sólo acuden a los plenos mensuales del Ayuntamiento, pero no colaboran ni económica ni profesionalmente con el grupo.

Almonacid recuerda en la querella que el edil responsable de Urbanismo, Andrés Cubero, abandonó el grupo tras sufrir "aislamiento, control de todas sus actividades hasta extremos inauditos, vejaciones y trato degradante".

Idéntica situación vivió, según la querellante, la anterior secretaria del grupo, Ana Picazo. El detonante del abandono de su cargo fue la cena de Navidad de 2003 que el PP de Leganés daba a sus afiliados y simpatizantes en un hotel de la localidad. Había asistentes que querían cambiar la distribución previa. Además acudieron más personas de las previstas. "Ante esto, Guadalupe Bragado montó en cólera, dando gritos y diciendo que no se iba a permitir que nadie ocupara un lugar diferente del asignado", recoge la querella.

"El hostigamiento por parte de la querellada hacia todos los miembros del grupo ha sido constante, siendo su estrategia de actuación el ir criticando a cada una de las personas, a través de conversaciones a varias bandas con el resto del grupo. Formulaba insultos y comentarios despectivos y vejatorios, dejando en evidencia el trabajo realizado, tanto en privado como en público", asegura la querella.

"Las mujeres están locas"

La concejal querellante recoge en su escrito que ha sido frecuente la falta de respeto e insultos por parte de Bragado: "Eres una mierda, los viejos sólo dan mala imagen al partido, las mujeres están locas, no hay nadie normal en el partido y la única persona que trabaja y tiene valía profesional es ella (la querellada)". A ello se ha unido que ha ido quitando competencias a los ediles del PP y que despidió a un responsable de prensa, Javier Pascual, a las tres horas de que se diera de baja por una depresión.

Almonacid asegura que Bragado le prohibió asistir a actos públicos, ya que la primera "la dejaba siempre en un segundo término". El detonante para presentar la querella ha sido que Bragado le faltó el respeto en un acto en el teatro Egaleo el pasado 11 de junio. Ese día le dijo que a ver cuándo aprendía a jugar al sudoku para que se entretuviera en los plenos.

La edil declaró a EL PAÍS que está de baja por depresión y que Bragado le ha hecho "mucho daño personal". "Todo esto me supera", añadió.

La portavoz del PP en Leganés aseguró que la querella "no tiene ningún fundamento" y que obedece al nerviosismo "de quien ante la elección de las candidaturas recurre a estos extremos". "Hay alguien que quiere desacreditarme y no sé a qué obedece. Espero que los tribunales lo esclarezcan todo", añadió Bragado. La dirección del PP-Madrid declinó hacer valoraciones sobre la querella.

Un vídeo manipulado

El PP de Leganés manipuló un vídeo sobre un supuesto intento de agresión del alcalde del municipio, el socialista José Luis Pérez Ráez, a la portavoz municipal del PP, Guadalupe Bragado, durante la celebración de un pleno sobre el hospital Severo Ochoa en marzo de 2005.

Así lo pone de manifiesto la concejal popular Pilar Almonacid en la querella presentada contra Bragado.

"Han existido numerosas coacciones, obligando a realizar actos y a exponer opiniones en que los concejales estaban en desacuerdo, como el hecho del incidente ocurrido en un pleno del Ayuntamiento, en el cual existió un altercado entre el alcalde y la portavoz del PP. Le acusó de intento de agresión y obligó a miembros del grupo popular a manipular el vídeo que existe de dicho pleno", recoge la querella. "Así hizo creer a toda la población de Leganés a través de los medios de comunicación que lo que había sido una mera discusión con gesticulación por parte del alcalde había sido un intento de agresión", agrega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de julio de 2006

Más información