Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso de diálogo para el fin del terrorismo

El Gobierno acusa a Rajoy de situarse "al margen del sistema democrático"

Considera muy grave que el líder del PP niegue a Zapatero la representación del Estado

La cúpula del Gobierno se quedó perpleja al saber que el líder del PP, Mariano Rajoy, dijo que el presidente del Gobierno "no representa ni al Estado ni al conjunto de los españoles". A su juicio, es una de las descalificaciones más graves recibida por un presidente. Por ello, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, habitualmente sobria en sus declaraciones, replicó ayer que las palabras de Rajoy han causado "estupor" y que "negar la representación del Estado a quien la tiene otorgada por los ciudadanos es colocarse fuera y al margen del Estado y del sistema democrático".

Fernández de la Vega llevó preparada una respuesta muy medida para la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en sintonía con la descalificación de Rajoy a José Luis Rodríguez Zapatero a causa de la reunión celebrada el jueves entre representantes del Partido Socialista de Euskadi (PSE) y de la ilegalizada Batasuna. "¿Cómo es posible que el líder de la oposición de un país democrático niegue legitimidad a un presidente del Gobierno elegido por más de 11 millones de españoles en las urnas y que cuenta con el apoyo de los demás grupos, excepto el PP?", dijo De la Vega. "Con la negación de esa legitimidad, Rajoy se coloca al margen del Estado de derecho y se declara en una especie de insumisión".

La vicepresidenta recordó "que en una democracia la representación la otorgan los ciudadanos, pues son sólo los ciudadanos quienes dan y quitan la representación de los ciudadanos, de las instituciones y del Estado". Expresó otra evidencia para resaltar su perpejlidad: "El presidente del Gobierno representa y sirve a todos los ciudadanos porque representa y sirve a los intereses de todos los españoles porque así lo decidieron".

En esta línea, precisó que en el proceso abierto con el alto el fuego permanente de ETA, el presidente del Gobierno "está sirviendo a los anhelos y las esperanzas de la inmensa mayoría de los españoles, trabajando por la paz en mayúsculas para siempre y para todos".

Sólo hay un camino

De la Vega respaldó la decisión del PSE de reunirse con Batasuna, ya que el objetivo de los socialistas "era, es y será decir a la formación ilegalizada que sólo se puede ser legal volviendo a la legalidad y respetando las reglas de juego". "Para lograrlo, sólo tiene un camino, que es el que marcan la Ley de Partidos y la Constitución", dijo.

La vicepresidenta añadió: "Rajoy haría un servicio mucho mejor al Estado como líder de la oposición, una condición que no vamos a escatimarle porque la tiene constitucionalmente, si se pusiese al lado del Estado, entre quienes, dentro del respeto al Estado de derecho, estamos trabajando todos juntos para alcanzar la paz. Una vez más, desde aquí quiero invitarle a que se una a ello".

De la Vega hizo también una referencia a las víctimas del terrorismo, algunos de cuyos representantes han criticado la reunión entre el PSE y Batasuna. Les expresó el "máximo respeto y apoyo" del Gobierno y aseguró que el Ejecutivo "ha estado, está y estará siempre con las víctimas, reuniéndose de forma permanente".

Rajoy reiteró anoche que la reunión del PSE con Batasuna ha sido "un inmenso error", ya que ha puesto a la formación de Otegi "en la normalidad democrática". "Es una ilegalidad indecente", dijo en Murcia, en donde proclamó a Ramón Luis Valcárcel candidato para las próximas elecciones autonómicas. Para Rajoy, "el nivel de perversión al que hemos llegado hace que sea más legítimo que alguien se reúna con terroristas que el que discrepa", informa Tono Calleja.

Por su parte, el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, se desmarcó de lo que había dicho el presidente de los obispos. Ricardo Blázquez declaró el martes que espera que el diálogo con ETA sirva para conseguir la pacificación y que "se necesita el empeño del mayor número de personas y grupos políticos y sociales". Martínez Camino afirmó ayer, en referencia a la decisión del juez de no prohibir la reunión del PSE y Batasuna: "Los terroristas y sus cómplices no pueden entrar en el juego político. Es un principio moral, y, por tanto, se deslegitimaría quien tratase como políticos a quienes son asesinos", informa Juan G. Bedoya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de julio de 2006