Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Olvido histórico

TVE estrenó el especial Hay Morancos en la costa, una vuelta de tuerca más en un humor popular que abusa de la risa enlatada para salir adelante. Meten tantas risas artificiales que a veces perjudican la eficaz comicidad de algunas parodias y gags (Chiquito de la Calzada convertido en un hotelero salido y en una máquina de aforismos surreales: "Trabaja usted menos que el sobaco de un churrero"; los delirantes diseñadores andaluces obsesionados por el color verde que te quiero verde) o la agilidad oportuna de incluir una fugaz imitación de Andrés Montes y Julio Salinas.

Lástima que los auténticos Montes y Salinas sean más graciosos que los Morancos imitándolos. Mientras retransmitían el Alemania-Italia y el jugador Mertesacker intervenía con contundencia, Montes le dijo a Salinas: "Imagínate que tu hija te presente a un tío que se llama Metesacker", un comentario que me hizo pensar que Montes imitaba a Los Morancos. Previsión: Montes será el próximo blanco de todos los imitadores televisivos y radiofónicos españoles.

Veo las imágenes de un parlamentario polaco que, en Estrasburgo, defiende el franquismo y sus circunstancias. Son los riesgos de promover eso que llaman memoria histórica, un perverso oxímoron, ya que la historia se basa casi siempre en imponer diversas formas de olvido organizado (o, como en este caso, en obligar a pedir perdón mientras, al mismo tiempo, se pacta con un terrorismo al que se exime de cualquier excusa). Para ser más ecuánime e inteligente en su análisis, el parlamentario polaco debería leer dos interesantes y lúcidas aportaciones sobre el fratricidio español más reciente. El primero: Cómo se ha escrito la Guerra Civil española, ensayo del joven historiador Carlos José Márquez. El segundo: el catártico testimonio Muertes paralelas, en el que un desmesurado Fernando Sánchez Dragó consigue sus mejores páginas contando, entre una pirotecnia de digresiones, cómo su padre fue asesinado no por los unos o por los otros sino, me temo, por la barbarie en general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de julio de 2006