Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imaz aboga por un eje económico Barcelona-Bilbao tras el fin de ETA

Con el fin del terrorismo se afianzará la bonanza económica, un nuevo clima de prosperidad fértil en intercambios económicos que no debe limitarse al País Vasco. El presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Josu Jon Imaz, defendió ayer esta idea en una intervención en el foro Tribuna Barcelona, durante la que abogó por potenciar el eje Bilbao-Barcelona en la "era pos-ETA" que, a su juicio, acaba de comenzar. Este eje de relaciones económicas sería, a juicio del presidente del PNV, un buen complemento al ya consolidado Burdeos-Toulouse y una buena forma para acabar con la "patrimonialización del poder económico por parte de determinados círculos de Madrid que han demonizado cualquier intento de modernización económica surgida de la periferia". El líder del PNV cree que las comunidades vasca y catalana son las que impulsan lo que denominó "economía real" de España y mostró su admiración por la capacidad de promoción exterior de las empresas de Cataluña.

Ante un auditorio formado mayoritariamente por empresarios, Imaz admitió que siente una "sana envidia" por la buena salud que, en su opinión, goza el sistema financiero catalán, citando los "sólidos edificios financieros" de La Caixa, Caixa Catalunya y Banc de Sabadell. Contrastó ello con "los avatares que alguna entidad financiera vasca sufrió en el duro cuatrienio de Aznar". En un tono ligeramente autocrítico, Imaz también admitió "errores" al no haber logrado la fusión de las principales cajas de ahorros vascas.

Imaz aprovechó su visita a Barcelona para reunirse, por la tarde, con el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, con quien abordó, sobre todo, el proceso de pacificación del País Vasco. Fuentes de presidencia también explicaron que ambos líderes abundaron en la necesidad de mejorar las comunicaciones entre Barcelona y Bilbao mediante el tren de alta velocidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de julio de 2006