Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Andreu Avel·lí Artís, periodista

Conocido por el seudónimo de 'Sempronio', fue cronista de Barcelona

Para el periodismo catalán del siglo XX, Sempronio significa muchas cosas, pero en el momento de despedirle prevalece su condición de cronista de Barcelona. El Ayuntamiento le otorgó oficialmente este título en reconocimiento a una larguísima trayectoria. L'accent de Barcelona se titulaba una sección periodística escrita durante la Guerra Civil y recogida en libro en los ochenta. La ciudad continuaba siendo el tema de los artículos que en los últimos años había seguido publicando, de forma cada vez más espaciada, en los diarios La Vanguardia y Avui.

Andreu Avel·lí Artís i Tomàs (Barcelona 1908-2006) provenía de una familia ligada a la cultura y al libro, y era primo hermano de Avel·lí Artís Gener, más conocido como Tísner. Colaborador de periódicos catalanistas como Mirador y Revista de Catalunya en los años treinta, se quedó en Barcelona al final de la Guerra Civil y escribió de nuevo crónica local en el Diario de Barcelona y en el semanario Destino, como su admirado Carles Soldevila.

En 1964 fue el primer director de Tele/Exprés, el primer diario nuevo no oficial autorizado en Barcelona, a la vez que el primer periodista liberal que accedía a un cargo de dirección. Destituido al poco de entrar en vigor la Ley de Prensa de 1966, por la presión del obispo de Lleida y confesor de la señora Franco sobre el Gobierno, fue también el director de Tele Estel (1966-71), el primer semanario en lengua catalana. Por los mismos años, daba su imagen inconfundible y señorial al estreno del primer magazine televisivo en lengua catalana, con un título en latín -Mare nostrum- que expresa las dificultades de aquella primera programación casi clandestina, emitida desde los estudios de Miramar, un día al mes, a media tarde, después del himno nacional y la carta de ajuste que cerraban la programación de mediodía de TVE.

Durante muchos años no dejó de entregar cada tarde sus Cuatro cuartillas en la redacción de Tele/Exprés en una vocación rigurosa de cronista amable y entrañable de la vida barcelonesa, que ha mantenido durante tres cuartos de siglo. Deja también una copiosa obra literaria en que la vida barcelonesa es el objeto principal, además de algunas piezas teatrales.

Para los jóvenes del Grup Democràtic de Periodistes, Sempronio fue siempre un modelo de caballerosa generosidad, dando apoyo a las iniciativas de renovación y encabezando su primera candidatura a la junta directiva de la Asociación de la Prensa de Barcelona, en 1966. Sempronio ha sido una de las pocas figuras de continuidad del periodismo catalán del siglo XX y, sin duda alguna, una de las mayores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción