Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

En el túnel del tiempo

Quizá el diputado Maciej Giertych no sabía dónde estaba, o creía haber viajado felizmente atrás en el tiempo cuando ayer, en el Parlamento Europeo, aseguraba que "gracias a la Iglesia, al Ejército y a Franco, el ataque comunista contra la España católica se pudo superar". Su intervención, como representante de la ultraderechista Liga de las Familias Polacas, se produjo al final de un debate en Estrasburgo sobre el 70 aniversario del golpe de Estado franquista, en el que los principales grupos políticos, con la excepción del PP europeo, representado por Jaime Mayor Oreja, expresaron su rechazo al golpe militar y la eterna dictadura posterior.

Nada resultó tan exótico como la soflama de Giertych, cuyo partido, que se opuso a la incorporación de Varsovia a la UE, es socio desde mayo del gobierno de coalición derechista polaco que encabeza Ley y Justicia. Pero quizá esa extravagancia abucheada se explica por la reciente llamada de atención a Polonia del Parlamento Europeo por el aumento de los episodios racistas, xenófobos y antisemitas en el antiguo país comunista. A los que no es ajena su Liga familiar.

En el caso de Mayor Oreja, sí que resulta como mínimo inusual la ausencia en su intervención a cualquier referencia a la sublevación de julio del 36 y al franquismo. Frente a la declaración institucional de condena del presidente Josep Borrell y las subsiguientes participaciones críticas de socialistas, liberales, verdes, etcétera, contra la larga noche española, el diputado popular prefirió centrarse en resaltar el error histórico que a su juicio significa impulsar hoy una segunda transición en España. Eso sí, finalizó con vivas a la reconciliación, la libertad y la Constitución de 1978.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006