Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los GRAPO reaparecen con un atraco a un banco en Santiago de Compostela

Dos supuestos terroristas robaron 20.000 euros tras secuestrar al director de la sucursal

Apenas un mes después de que la Guardia Civil desmantelara la cúpula de los GRAPO en Reus, la banda reapareció ayer en Santiago de Compostela, donde atracó una sucursal bancaria de Caixa Galicia y se hizo con un botín de 20.000 euros. Fuentes próximas a la investigación han identificado como autores del robo a Israel Clemente y a Jorge García Vidal, que desvalijaron la oficina tras secuestrar a su director a la salida de su casa.

El método utilizado es similar al del frustrado atraco a otra sucursal bancaria en Castellón el pasado 16 de marzo. Los atracadores asaltaron a cara descubierta al director de la oficina hacia las 7.15 horas en la puerta de su domicilio, a escasos 100 metros de la sucursal bancaria, en el número 89 de la compostelana calle de Rosalía de Castro. El director relató a la policía que uno de los presuntos terroristas le abordó por delante mientras el otro le encañonaba por detrás con un revólver, y le obligaron a abrir la oficina. Allí esperaron la llegada de los otros dos empleados de la sucursal, que pusieron en marcha el dispositivo de apertura retardada de la caja fuerte.

Los dos atracadores, que huyeron con una saca con unos 20.000 euros, aseguraron actuar en nombre de los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre, GRAPO, una banda con una importante vinculación a Galicia desde sus orígenes, en donde ha cometido varios de sus atentados. Entre ellos, el atraco a un furgón blindado en Vigo en mayo de 2000, en el que resultaron muertos dos guardias de seguridad. Según el relato del director secuestrado, los ladrones hablaban castellano, uno de ellos con un marcado acento gallego.

Israel Clemente y el vigués Jorge García Vidal están considerados por el Ministerio del Interior como el único comando activo de los GRAPO, tras la detención el pasado 10 de junio en Reus del histórico líder Juan García Martín, además su esposa Carmen Cayetano Navarro y María Aranzazu Díaz Villar, máximos dirigentes de la organización terrorista. A Clemente, García Vidal y García Martín se les atribuye el frustrado atraco en Castellón de una sucursal de Bancaja también tras la retención de su director, aunque el secuestrado pudo avisar a los empleados de la oficina y huir de los atracadores.

Las últimas acciones del grupo terrorista GRAPO han sido de carácter económico para garantizar su supervivencia, aunque no han estado exentas de víctimas. La Guardia Civil relaciona a Juan García Martín y a los dos atracadores de la sucursal de Caixa Galicia en Santiago con el asesinato de la empresaria Ana Isabel Herrero, el pasado 6 de febrero, cuando salía del garaje de su casa, en pleno centro de Zaragoza. El marido de la víctima, que la acompañaba en el momento de lo que los investigadores consideran un intento frustrado de secuestro, identificó a Juan García y a Israel Clemente como dos de los autores del atentado.

Acciones en Zúrich

Mientras, en la ciudad suiza de Zúrich, los GRAPO perpetraron dos atentados de escasa intensidad. En torno a la 1.13, una persona se acercó al Consulado español y adosó al cristal de seguridad una especie de "cohete o petardo con temporizador tipo espiral". Se desprendió del cristal antes de estallar, por lo que sólo "ensució" la puerta de entrada. A las 3.05, la policía hizo explotar otro artefacto en la Oficina de Turismo. No hubo que lamentar heridos, según informó el cónsul español en Zúrich, Guillermo Brugarolas.

Al poco tiempo, el Servicio Telegráfico Suizo recibió un comunicado en el que se reivindicaban las dos acciones "como respuesta a la detención y tortura masiva de tres compañeros del PCE(r) en España". Se refería a las detenciones de Reus que descabezaron la banda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006