Construcción masiva de viviendas en Seseña

El constructor afirma que Narbona y Barreda llevarán caudal del Tajo

"¿Don Francisco? No. Yo soy Paco, el Pocero". Así responde al teléfono Francisco Hernando Contreras, el promotor de la mayor urbanización de Castilla-La Mancha. "Todo se ha hecho correctamente, como mandan las leyes. El alcalde critica en público la obra, pero nos da las licencias en ocho días", afirma el promotor, que tiene empresas de alquiler de aviones y barcos y tres periódicos que reparte en la zona. La obra ya no hay quien la pare y, como explica una fuente del sector, si Hernando vende los pisos a 240.000 euros y por cada uno de ellos se lleva 60.000 euros, el beneficio del complejo es de 781 millones de euros. "No me importa el dinero, aunque, si gano eso, me retiro", afirma Hernando.

Sobre si los trámites han ido muy rápido, Hernando corta: "Cuando las cosas están claras, se hacen rápido. Yo estoy desde las siete y media en la obra y no hago otra cosa que trabajar". Hernando afirma que no es amigo de Zaplana, "sólo conocido", y también niega la amistad con José Bono que, le atribuye IU.

Hernando sostiene que tendrá agua suficiente: "[Cristina] Narbona firmó un convenio con [José María] Barreda y se va a licitar una tubería y una depuradora en Seseña", que permitirán, según él, abastecer a 150.000 personas y que estarán listas en 2007. Actualmente, la urbanización toma agua con camiones cisterna. El Canal de Isabel II, que abastece a la Comunidad de Madrid, ha denunciado que la empresa de Hernando le ha robado así 150.000 litros diarios. El promotor replica: "No robamos agua a nadie. Como en Seseña no hay agua suficiente, se la compramos a unas empresas y puede que se hayan pasado al tomarla, pero no mi empresa ONDE 2000".

El Pocero admite que se ha reunido con el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), para pedirle llevar el metro hasta Seseña -"pagándolo y explotándolo yo", recalca. Reconoce que el aparejador municipal de Seseña ha trabajado para él y que es amigo del ex secretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada, y del popular Bonifacio de Santiago, alcalde de Las Rozas. Pero matiza: "Cuando gobernaba el PP, yo tenía 1.000 empleados y ahora 3.000. No me merezco este trato. Pago una barbaridad en impuestos y los de Izquierda Unida ni trabajan. En este país no permitimos que triunfe nadie; la envidia es muy mala".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50