Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Elecciones a la presidencia del Real Madrid

Caos en las elecciones del Madrid

Con una participación en las urnas de 42,19%, Ramón Calderón se impone por 246 votos a Juan Palacios, pero la junta electoral se niega a nombrarle presidente hasta que se decida sobre los sufragios por correo, suspendidos cautelarmente

El abogado Ramón Calderón (Palencia, 1951) se impuso en las elecciones presidenciales del Real Madrid celebradas ayer gracias al voto que depositaron los socios personalmente en las urnas. La junta electoral del club, sin embargo, no lo nombró presidente argumentando que existe una situación de gran "complejidad jurídica" desde que la juez Milagros Aparicio dictó un auto por el que suspendió de forma cautelar el voto por correo. La titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid adoptó esta medida el viernes pasado para evitar un posible fraude electoral. La contabilidad de los votos remitidos al club, unos 10.500, podría decidir eventualmente el resultado final.

Calderón consiguió 8.344 votos, 246 más que Juan Palacios, que logró 8.098. El tercero en la disputa fue Juan Miguel Villar-Mir, que obtuvo 6.702. En el cuarto y el quinto puesto quedaron Lorenzo Sanz y Arturo Baldasano, que sumaron 2.377 y 1.581 respectivamente. Se emitieron 27.998 votos de los 66.355 posibles, lo que representa el 42,19%.

Villar-Mir cuestionó la legitimidad del proceso por la suspensión del voto por correo

MÁS INFORMACIÓN

La junta electoral tardó cinco horas en pronunciarse desde que se cerraron las urnas, a las ocho de la tarde. Cuando lo hizo, fue su secretario, José Eulogio Aranguren, el encargado de anunciar una medida sorprendente. El hombre dijo que el organismo que representaba ponía en manos del "ilustre decano del Colegio de Abogados de Madrid" la decisión del nombramiento presidencial.

Aranguren explicó que es necesario tener en cuenta el voto por correo, ya que alcanzaba la cifra de 10.500 y que su "cómputo" podía ser "relevante para determinar el resultado final de las elecciones". Sin embargo, el portavoz de la junta electoral, ponía en duda su propia conclusión "a la vista de la complejidad jurídica de la situación". Como consecuencia, para disipar las incógnitas que asaltaban a la junta, "y a fin de asegurarse de la procedencia en Derecho de la medida a adoptar", solicitó que el Decano del Colegio de Abogados de Madrid emitiera un "informe" con carácter "urgente" que determinara si procede el nombramiento de Calderón computando sólo los votos directos. Al conocer esta medida, Calderón se manifestó como lo haría un hombre estafado: "¡Esto es una barbaridad!".

La invalidación cautelar de los votos enviados por correo perjudicó a la candidatura encabezada por Juan Miguel Villar-Mir, según reconoció el propio aspirante al conocer las primeras encuestas. Villar-Mir dijo que no reconocía a Calderón como presidente del club. "Es como si voy ganando un partido por 2-0 gracias a dos goles de cabeza y en el descanso el árbitro decide cambiar el reglamento y anular los goles a balón parado", se lamentó tras acudir a votar; "¡y es que yo había planteado el partido en base a las jugadas de estrategia!".

La sede electoral de Villar-Mir, en el Palacio de Congresos, se fue despoblando con el correr de las horas. En el patio, bajo el magnolio, resonaba Volando voy en los altavoces. Cantaba Kiko Veneno. La música, la barra, las sillas en la terraza, invitaban a la fiesta. Pero no había gente. Manuel Cerezo, uno de los cuatro directivos de Florentino Pérez que se trasladaron a la lista de Villar-Mir, cuestionó la legitimidad de las elecciones. "Se está vulnerando el derecho de los socios a votar por correo", decía; "hay que esperar a ver lo que dice la juez".

En la candidatura de Villar-Mir lamentaron que todo el esfuerzo hecho en lugares como las Islas Baleares, Santa Pola o Valencia haya sido en balde. El único que no perdía el buen ánimo era Carlos Sainz. Villar-Mir no tardó en hacer una declaración que invita a la crisis: "Yo reconozco que los socios no me han elegido en el voto presencial, pero no reconozco al presidente que surja de estas elecciones sin voto por correo. Espero que la junta electoral tampoco lo reconozca".

El constructor había diseñado su estrategia en base al voto por correo, pero la sospecha de fraude electoral empujó a la juez Milagros Aparicio a suspender temporalmente esta modalidad. El jueves pasado, debió enviar dos patrullas de la Policía Nacional al estadio Bernabéu ante lo que consideró indicios de obstrucción a la justicia. El miércoles, los empleados del club no colaboraron con los funcionarios del juzgado destinados a controlar los votos remitidos al club.

Desde las candidaturas de Arturo Baldasano, Lorenzo Sanz, Calderón y Palacios se acusó a Villar-Mir de orquestar la recogida de votos por correo con la ayuda de Pérez. Según estas candidaturas el ex mandatario todavía tiene capacidad para influir en el club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de julio de 2006