Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La A-6 causa ruidos nocturnos de 60 decibelios a 1.000 vecinos de Las Rozas

Fomento se niega a poner pantallas acústicas entre la vía y las casas

Un millar de personas que viven en 300 viviendas de Las Rozas soportan el ruido que causan 130.000 vehículos que al día transitan por la carretera de A Coruña (A-6), que está pegada a sus casas. Los vecinos piden la instalación de pantallas acústicas, a lo que el Ministerio de Fomento se niega porque dice que no lo prevén los informes técnicos. El Ayuntamiento calcula que el nivel de ruido de noche en las casas llega a 60 decibelios.

Según una guía del Ministerio de Sanidad, un ruido de 60 decibelios equivale al que se produce durante una conversación en voz alta o al registrado en un despacho en el que trabaje una mecanógrafa con una antigua máquina de escribir. La normativa regional establece que el ruido máximo que podrá soportar una vivienda por la noche no superará los 45 decibelios, el nivel a partir del que Sanidad considera que el ruido perturba el sueño e impide un adecuado descanso.

La principal reclamación de los vecinos para reducir el ruido es la instalación de pantallas acústicas, pero Fomento, que amplió recientemente la autopista de tres a cuatro carriles, se niega alegando que la declaración de impacto ambiental no lo considera necesario.

La A-6 parte el municipio de Las Rozas en dos y hay cientos de inmuebles del casco urbano y urbanizaciones situados a pocos metros de la vía. Ángeles es una de las afectadas por el ruido. Vive con sus dos hijos y su marido en un chalé adosado de la urbanización Parque Rozas, junto a la A-6. Detrás del seto de arizónicas, que delimita su jardín, discurre la vía de servicio de la autopista. A continuación, se extienden cuatro carriles sentido Madrid, una mediana, y otros cuatro carriles sentido A Coruña. Para completar el paisaje, a unos metros de la autopista, circula también el tren.

"Es insoportable", se queja Ángeles. "Lo peor es en verano. En invierno, con las ventanas cerradas, aún es soportable. Pero ahora que haces vida en el jardín y abres ventanas es mucho peor. Además, todo ha empeorado con la apertura del cuarto carril", asegura.

El Grupo Municipal Socialista de Las Rozas considera que el número de viviendas afectadas ronda las 300, lo que supone unos 1.000 vecinos. El Ministerio de Fomento asegura que está cumpliendo los condicionantes que marca la declaración de impacto, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de 26 de junio de 2003. En el documento se estipula que en el término municipal de Las Rozas habrá pantallas de protección "al menos" desde el punto kilométrico 25,500 hasta el 25,900.

El estudio preveía un impacto acústico en determinadas zonas, al acercarse el trazado a las edificaciones existentes e incrementarse el tráfico en Las Matas (término municipal de Las Rozas) y Villalba. El impacto, sin embargo, iba a ser según el documento despreciable o mínimo.

Ante las denuncias, el Consistorio llevó a cabo un estudio para conocer el grado de contaminación acústica. Los datos indican que se superan los límites recogidos en la normativa en zonas de suelo urbano consolidado. "Pero Fomento dice que en ningún lugar se supera el umbral de tres decibelios sobre los valores marcados por el reglamento de la Comunidad de Madrid y dicen que no están obligados a tomar medidas correctoras. Nosotros, en cambio, pensamos que sí", afirman desde Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 2006