Reportaje:Alemania 2006 | Inglaterra - Portugal

Lennon, el inglés volador

El joven extremo lucha contra Beckham para pasar de explosivo revulsivo a titular

Aaron Lennon, extremo de Inglaterra, tiene 19 años y acumula un buen puñado de datos espectaculares: fue el debutante más joven de la historia de la Premier, en la que jugó por primera vez con 16 años y 129 días. Nunca había disputado un partido con su selección hasta que fue convocado para el Mundial de Alemania. Y es la estrella del Tottenham, en el que empezó la temporada como el reserva de los reservas y acabó como favorito de la afición. Maravillas de la vida inglesa, a nadie le llamó la atención que Sven-Goran Eriksson, el seleccionador, se lo llevara a Alemania. Vendía más Theo Walcott, que es más joven (17 años), inexperto (no ha debutado en la Premier) e intrascendente (nunca ha jugado con el Arsenal, su equipo). A Lennon no le importó. Lleva toda la vida viviendo a la sombra del banquillo para irrumpir espectacularmente en el campo y transformar los partidos. Lo llaman el efecto Lennon. Y en Alemania ha vuelto a ocurrir: tras revolucionar el Inglaterra-Trinidad y Tobago con sus desbordes, sus centros y sus regates, la prensa pide que juegue hoy como titular el Inglaterra-Portugal de cuartos sustituyendo en el equipo a... Beckham.

Más información

La transformación de Lennon en candidato a estrella internacional ha sorprendido a propios y extraños. Es un tipo tímido, que huye de las ruedas de prensa y los periodistas. Viste sin excesos, con la única salvedad de dos pendientes de diamantes. Y sigue hablando poco o casi nada, como cuando era niño. "Ahora parece tener más confianza", suele explicar Andy Ritchie, el hombre que le formó en la academia del Leeds United. "Siempre ha sido un chico tímido, bastante retraído. Pero parece que ha conseguido salir un poco de su concha. Siempre ha tenido un gran talento, una gran zancada y mucha velocidad. La única duda que tuve con él tenía que ver con su pequeño tamaño. Los jugadores pequeños tienen que ser superespeciales. Y por eso Aaron ha llegado a donde está", sentencia.

"Lennon ha estado volando", coincide Eriksson, maravillado por la velocidad y el talento del extremo, que le ha puesto entre la espada y la pared: o le mantiene en el banquillo y pierde a uno de los pocos jugadores ingleses con desborde por la banda o prescinde de Beckham, el capitán, una de las vacas sagradas de Inglaterra y el líder sentimental de su equipo. Hay quien no tiene dudas sobre el cambio. El propio Lennon, por ejemplo: "Hace un año, cuando jugaba en el Leeds, me parecía imposible fichar por el Tottenham. Este verano, después de jugar con el Tottenham, me parecía imposible jugar en Alemania. Pero estoy preparado. Esto es fútbol. Y en fútbol todo es posible. Todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50