Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Territorio aprueba el plan Porxinos con el informe negativo de la CHJ

El organismo de cuenca no ve garantizado el abastecimiento de agua

La Comisión Territorial de Urbanismo de la Consejería de Territorio aprobó ayer la homologación del Plan Porxinos, en Riba-roja, con el informe negativo de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) sobre el abastecimiento de agua. El consejero Esteban González Pons aseguró que su departamento ha mejorado el proyecto, mientras que la Delegación del Gobierno estudia recurrirlo por la vía contencioso-administrativa.

El departamento de Territorio y Vivienda, en una nota de prensa, confirmó la aprobación del proyecto urbanístico, donde el Valencia C. F. tiene previsto levantar su nueva ciudad deportiva y una zona residencial con 2.700 nuevas viviendas. Según González Pons, que presidió la comisión de Urbanismo, el ámbito del plan pasa de 1,6 millones de metros cuadrados a 1,23 millones, "ya que el resto se mantiene como suelo no urbanizable protegido". Asimismo, otros 643.000 metros cuadrados de suelo se reservan para equipamientos, zonas verdes y redes viarias. La superficie para uso residencial asciende a 332.465 metros cuadrados.

El consejero explicó que se han excluido del proyecto original, que aprobó de manera provisional el Ayuntamiento de Riba-roja en junio de 2005, el suelo forestal, el barranco de Porxinos y las vías pecuarias, que seguirán siendo suelo no urbanizable protegido de acuerdo con el Plan Forestal. Además, se ha ajustado a la línea del término municipal de Vila-marxant, ya que el PAI invadía la localidad vecina. La empresa promotora del proyecto, Litoral del Este, ha acreditado, según la Generalitat, que posee suelo en el proyecto de Parque Metropolitano del Túria para así cumplir con el programa de metro por metro -la promotora está obligada por ley a ceder tantos metros de suelo protegido como metros de tipo rústico reclasifica-. No obstante, la propia consejería reconoce que la promotora no ha cedido todavía los 1,2 millones de metros cuadrados de suelo protegido comprometidos en el convenio urbanístico, pues condiciona a ello la aprobación definitiva del PAI.

El proyecto urbanístico ha obtenido de la Confederación Hidrográfica del Júcar un informe favorable al encauzamiento del barranco de Porxinos, pero no así la conformidad del organismo de cuenca en lo referente a la disponibilidad de recursos hídricos. La CHJ ha emitido un informe negativo, mientras estudia la documentación adicional que la empresa Litoral del Este ha presentado recientemente para acreditar que dispone de agua. Territorio responde que el informe de la CHJ no es vinculante.

La Subdelegación del Gobierno en Valencia ya ha anunciado que estudiará el acta de lo aprobado por la Comisión Territorial, pues si finalmente no se justifica la existencia de agua impugnará la aprobación por lo contencioso-administrativo.

El responsable de Territorio del PSPV-PSOE, Eugenio Burriel, manifestó, tras conocer la aprobación del PAI, que el consejero Esteban González Pons, "sigue con la política de crecimiento desordenado del PP". Según Burriel, el plan de Porxinos, por su magnitud -1,6 millones de metros- no puede aprobarse por una homologación "sino que exige la modificación del PGOU. Es un fraude de ley", dijo.

Burriel criticó, además, que González Pons venda como logros de su departamento el hacer cumplir la ley en aspectos como respetar el plan forestal o destinar suelo a equipamientos y zonas verdes. "Además sigue sin resolver los problemas del agua", añadió.

Juan Soler, presidente del Valencia, declaró, por su parte, que la aprobación del proyecto de la nueva Ciudad Deportiva del Valencia en Porxinos supone un "gran paso hacia la consolidación de su proyecto presente y futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2006