Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soledad Becerril dice que no aceptó la candidatura por ser una etapa cerrada

La ex alcaldesa de Sevilla confirma que el PP le ofreció el cargo

La senadora del PP y ex alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril, dijo ayer que no ha aceptado ser candidata en Sevilla por considerar que esa etapa "ha quedado ya atrás" y "la renovación es buena y la perpetuación no". De esta forma, admitió que la dirección del PP le ofreció la candidatura -aunque ésta lo niega-, y respaldó a Juan Ignacio Zoido, designado en su lugar para el cargo, en la batalla por la alcaldía.

"He dedicado doce años a la ciudad de Sevilla, doce años que han sido intensos de volcarme en mi ciudad, a la que tanto debo y tanto quiero", indicó la ex alcaldesa, que afirmó que lo ha hecho "encantada" y "ni muchísimo menos" se arrepiente, pero consideró que "esa etapa ha quedado ya atrás".

Para Becerril, que respaldó la capacidad de Juan Ignacio Zoido, elegido candidato del PP a la alcaldía, para liderar el cambio que dijo que precisa Sevilla, "en la vida hay momentos y etapas, una cumple años y se van pasando las etapas, y creo que ésa ya ha quedado atrás", reiteró en alusión a su paso por la vida municipal.

Tras insistir en que "en la vida política la renovación también es buena y la perpetuación no", aseguró que "la ciudad necesita con urgencia un alcalde que se ocupe de las cosas más y, sobe todo, mejor, porque está dejada de la mano de Dios, muy deteriorada".

A su juicio, "hay muchos grandes planes, metaplanes, megaplanes y superplanes, pero la ciudad que ven y por la que circulan los vecinos está sucia, descuidada, abandonada". "Hace falta una persona que suponga un revulsivo, un cambio en la actual marcha de las cosas", y para ello Zoido es "una persona con buena cabeza y sentido común, que es algo muy necesario", señaló.

La senadora y ex alcaldesa destacó además que Zoido tiene "gran capacidad para escuchar a todos los vecinos, desde el centro a la periferia, para escuchar sus quejas, sus argumentos y sus lamentos", y a los comerciantes "que con tanta razón están ahora indignados".

"Es una persona con una enorme capacidad de trabajo y que sabrá rodearse de buenos colaboradores", según Becerril, que se mostró "segura de que contará con los magníficos funcionarios que hay en el Ayuntamiento de Sevilla" y que "atenderá en primer lugar todas esas cosas tan básicas, tan primarias, que necesitan ser arregladas".

Preguntada por el hecho de que Zoido sea poco conocido en la vida municipal, dijo que "hay tiempo para que él se dé a conocer y lo importante es que lo haga bien y tenga un programa que interese a los vecinos", para que los sevillanos puedan tener "una persona que haga las cosas mejor y con sentido común, porque en este momento el Ayuntamiento es un disparate".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2006