Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misma canción

Las escenas vividas en Gràcia no resultan en absoluto extrañas al ojo humano. Al menos, al ojo de un barcelonés. En apenas cuatro meses, la ciudad ha vivido cuatro episodios graves de violencia callejera, promovida por grupúsculos radicales que aprovechan cualquier excusa para armar bronca. En marzo, tras un botellón en el Raval, los disturbios se extendieron por el barrio. El resultado: 250.000 euros en daños. Más recientemente, con motivo de las celebraciones de los títulos del Barça (Liga y Champions) la violencia se reeditó, con más gravedad en el caso del título europeo: pérdidas de 700.000 euros.

Como en los esquemas narrativos de Propp, los personajes se repiten y sus discursos, también. Se oye siempre la misma canción: la consejera Tura defiende la actuación de los Mossos; la oposición municipal critica la falta de coordinación policial, mientras que el Ayuntamiento pide más resolución y efectividad policial, y los vecinos y comerciantes exigen que no se repita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006