Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell culpa a las universidades del retraso de los parques científicos

El Consell reconoció ayer que el desarrollo de los parques científicos de las universidades avanza a un ritmo más lento que el deseable. Mientras el proyecto de la Politécnica se encuentra avanzado, la Universitat de València y la Jaume I de Castellón han construido sólo algunas unidades. Los proyectos más retrasados son los de Elche y Alicante. Esta última universidad presentó en 1998 un ambicioso plan de parque científico, bautizado como Medpark. La oposición de la Generalitat, sin embargo, acabó por enterrar el proyecto y provocó que su rector dimitiera dos años más tarde.

Las palabras del director general de Coordinación de Infraestructuras Científicas, Jaime Gómez, que sugirió que el retraso de los proyectos era imputable a las universidades, causó sorpresa en los equipos rectorales, que consideraban en general adecuada la sintonía con la Generalitat en el tema de los parques científicos. Unos espacios destinados al encuentro entre el mundo universitario y el empresarial que deben facilitar la transferencia tecnológica.

La explicación más probable, señalaron varias fuentes, era que Gómez hubiera querido devolver las críticas que Francisco Toledo, rector de la Jaume I de Castellón, lanzó la semana pasada contra la Consejería de Empresa, Universidad y Ciencia. El rector Francisco Toledo lamentó en su toma de posesión que las inversiones comprometidas por el Consell "se prolongan demasiado en el tiempo sin acabar de concretarse". Ayer, Gómez se refirió a la Jaume I, a la que correspondería aceptar un préstamo blando que la consejería ya ha aprobado, aseguró. El rector Toledo respondió que la consejería "trata de disimular su incompetencia" atribuyendo retrasos a las universidades.

Renuncia

En la Universidad de Alicante, donde lo último que se quiere son polémicas después del trauma del Medpark, el vicerrector de Investigación, Manuel Palomares, sí pidió que al hablar de retrasos "se mire el punto de partida de Alicante". Es decir, poco más que la nada. Otros vicerrectores pidieron que se eviten "generalizaciones". Y Maria Josep Cuenca, titular de Investigación en la Universitat de València, aseguró que la consejería comunicó el mesa pasado la entrega de tres millones de euros destinados al parque, pero que el pago no se ha hecho efectivo.

Algunas fuentes apuntaron a que la renuncia de la secretaria autonómica de Universidad, Ciencia y Tecnología, Cristina Santamarina, a seguir dirigiendo el Sepiva, tuvo su origen en su descontento por cómo se había manejado el desarrollo de los parques. La consejería lo negó y dijo que Santamarina se retira del Sepiva tras haber "cumplido su trabajo". La dirección la asumirá Emilio Barberá, secretario autonómico de Empresa.

La consejería presentó ayer el programa Noemi, recibido favorablemente en los rectorados, por el que una veintena de becarios de lujo (3.000 euros mensuales) pasarán seis meses en universidades europeas y de EE UU para conocer sus parques científicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2006