Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMAGEN DIGITAL

Cuatro marcas se reparten más de la mitad del mercado español

Olympus, líder indiscutible en España - Europa sigue siendo el mayor mercado mundial de fotografía digital - El crecimiento de las ventas mundiales rondará el 6% este año

Olympus, Canon, Sony y Nikon se reparten el 56% del marcado español, uno de los mejores de Europa y que más rápidamente se han incorporado a la fotografía digital.

Según los datos de GfK, la japonesa Olympus es líder indiscutible del mercado español con un 17,6%, tres puntos por delante de Canon. Su liderazgo se revalida año tras año, especialmente gracias al diseño de sus modelos micra. Es un fenómeno particular, ya que no ocurre en otras zonas geográficas. Por ejemplo, en Suramérica Kodak cuenta con una presencia destacada.

Sin embargo, en el apartado de las marcas réflex, el sector que más crece, Olympus cae a la tercera posición. Las clásicas Canon y Nikon dominan claramente.

Las cámaras digitales compactas tienen un margen de negocio mucho más apretado que las réflex. La competencia es tal que las novedades son contínuas, llenas de mejoras y, en muchos casos, a precios más económicos. Su rápida difusión en el mercado español está empezando a dar síntomas de saturación. Cada vez son menos los que compran una cámara por primera vez pero, en cambio, son cada vez más los que adquieren la segunda o tercera mucho mejor.

Los avances tecnológicos son tan rápidos que la diferencia entre un modelo de hace un año y otro de 2006 es abismal; más píxeles, pantalla más grande, disparo más rápido, mejores modos de disparo, mejor uso del flash y, puede que incluso más barata.

En el floreciente mercado de sus hermanas mayores, las réflex de óptica intercambiable, está centrada la competencia actual. Pero sólo en las de gama más baja, las que tienen un precio que ronda (normalmente a la baja) los 1.000 euros.

Hasta ahora este mercado se repartía entre media docena de marcas conocidas, antes incluso de la fotografía digital: Canon, Nikon, Olympus, Konica-Minolta, Pentax y Fujifilm, pero ahora se han incorporado empresas como Sony, Samsung o Panasonic, inéditas en el mudo de las cámaras réflex pero no en la fotografía digital.

La incorporación de nuevos fabricantes ha acentuado la crisis en el sector fotográfico, porque no hay que olvidar la competencia de los teléfonos móviles y hasta de los fabricantes de ordenadores, como HP o Dell, que también presentan sus modelos de cámaras, aunque, de momento, con menos impacto.

A la máxima "renovarse o morir" habría que añadirle, "siempre que lo hagan a tiempo". Las compañías han tenido que abandonar por completo o dejar bajo mínimos todo lo relacionado con el mundo analógico.

Zeiss fabrica ópticas para otras marcas, Jobo discos duros portátiles para almacenamiento de fotografías digitales, Sony presenta una cámara réflex digital; hasta la mítica Leica está preparando una M digital.

Más alianzas

Las empresas se absorben unas a otras, o forman alianzas para poder competir; Olympus, Leica y Panasonic trabajan en común; Samsung y Pentax han lanzados modelos en colaboración que son prácticamente iguales, pero con sus marcas respectivas.

Nikon ha dejado definitivamente de preocuparse por todo lo analógico y sólo mantendrá la F6 en Europa (y la FM10 en el resto del mundo) para dedicarse de lleno al mundo digital, que ya cubre el 95% del negocio en Europa.

Es precisamente este continente el que más cámaras compró el año pasado, un 36% del volumen mundial, que en números absolutos fueron 92 millones de cámaras en todo el mundo. Para 2006, la cifra crecerá hasta los 98 millones, un poco más del 6% de crecimiento, un buena cifra en otros sectores económicos, pero que en el de la fotografía digital, acostumbrada a crecimientos por encima del 50%, sabe a poco. Por ese motivo, el sector continuará su reestructuración a base de cierres o alianzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2006