Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso para el fin de la violencia etarra

El PP acusa a un alto cargo del PNV de "recaudador" de ETA

El PNV replica que empresarios allegados a los populares pidieron la mediación de Aguirre

El PP y el PNV llevaron ayer a la tribuna del Parlamento vasco un duro intercambio de acusaciones e insultos por la relación del dirigente peneuvista Gorka Aguirre con la red de extorsión de ETA. El PP aprovechó el bronco debate, referido a los últimos actos de violencia callejera, para tratar de demostrar que la banda terrorista sigue activa y tachar de"porquería" el proceso iniciado por el Gobierno.

Una proposición del PP sobre los actos de violencia callejera del mes pasado derivó ayer en un enfrentamiento abierto entre ese grupo y el PNV, por la relación, desvelada ayer, de su dirigente Gorka Aguirre con la desmontada red de extorsión de ETA. El Grupo Socialista denunció además que los populares están utilizando el Parlamento autonómico para magnificar y dramatizar "coletazos residuales" -"una algarada aquí, una pintada allá", dijo- para atacar la política del Gobierno para conseguir el fin del terrorismo. Los socialistas recordaron que cuando el PP habló con ETA ocurrieron 1.000 actos violentos y a su partido le quemaron 40 sedes.

El intercambio entre el PNV y el PP muy duro. El popular Carlos Urquijo dio por hecho que Aguirre ha colaborado con ETA, aunque se cuidó de anteponer el "presuntamente". Urquijo tachó de "penoso" que el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, hubiera defendido a su compañero diciendo que su relación con los detenidos el miércoles buscaba la paz y la verificación de la inactividad de la banda, y exclamó: "¡Dios nos libre de la paz de este recaudador".

PNV: "Bajeza e indignidad"

La indignación del PNV se tradujo en la intervención de su portavoz en la materia, Xabier Agirre, ex viceconsejero de Interior, que acusó de "bajeza e indignidad" a Urquijo, aquien llamó "bocachancla". Y le advirtió de que podría dar nombres de "familias" de Vizcaya, con miembros cercanos o pertenecientes al PP, que han recurrido al dirigente cuestionado. "Pregúnteles lo que han pedido a Gorka Aguirre", retó, sugiriendo que fue su intermediación para pagar la extorsión a ETA. Urquijo le retó a que divulgara los nombres y acudiera a los tribunales, y le acusó de usar "el miedo y la angustia" de los extorsionados para defender a Gorka Aguirre.

El PSE-EE, que no entró en este bronco intercambio, se abstuvo en la propuesta del PP y en la enmienda de los nacionalistas. "La propuesta no va dirigida contra ETA y el terrorismo callejero: el Gobierno, la resolución del Congreso de los Diputados de mayo del año pasado y la desautorización de los informes de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia sobre el alto el fuego eran sus auténticos objetivos", acusó el portavoz socialista, José Antonio Pastor al PP. Todos los grupos coincidieron en esta interpretación sobre la política que los populares vienen siguiendo en la Cámara vasca. Su pretensión es, señalaron los representantes del PNV, EA, EB y Aralar, "sabotear", "boicotear", "hacer descarrilar" o "abortar" el proceso abierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2006