Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

ING Direct anuncia la apertura de grandes oficinas en España

El BBVA se queja de los reducidos horarios de las sucursales

El sexto banco español por volumen de depósitos, ING Direct, ha decidido cambiar su estrategia. Después de siete años como banco telefónico y por Internet, abrirá grandes oficinas de 900 metros cuadrados con 30 empleados. Por otro lado, Francisco González, presidente del BBVA, se quejó de los reducidos horarios de las oficinas y aseguró que "ningún negocio es rentable abriendo cinco horas al día".

En una céntrica calle de Madrid, Costa Rica, hay una pequeña casa unifamiliar con el rótulo de ING Direct. Es la primera megaoficina de la entidad holandesa en España, a la que seguirán otras más en los próximos meses en las principales capitales de provincia de España. En el país de Europa -y uno de los del mundo- con más oficinas, un banco por Internet ha decidido también contar con su propia red de sucursales.

César González-Bueno, director general de ING Direct, entidad que cuenta con 1,3 millones de clientes en España, explicó ayer que la presencia física es la evolución natural del negocio. "Primero sólo teníamos un producto, la cuenta naranja, luego empezamos a comercializar otros más", afirmó ayer durante su participación en el curso sobre El nuevo entorno del sector financiero, organizado por la Universidad Menéndez Pelayo de Santander y la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). Reconoció que, al final, no es fácil que un cliente "decida sus planes de jubilación, plantee sus dudas generales o escoja la hipoteca más conveniente sin una charla personal". El banco naranja, que sólo cuenta con una sucursal en el centro de Madrid, no prevé abrir un gran número de oficinas.

Presencia física

Pedro Alonso, director general de Open Bank, filial del Santander por Internet, que cuenta con 40 pequeños puntos de venta, también participó en el curso. A su juicio, la presencia física "es una necesidad evidente" para este tipo de bancos. Cristina de Parias, consejera delegada de Uno-e, filial on line del BBVA, explicó que aunque sólo tienen una oficina, la entidad también mantiene contacto físico con los clientes "a través de seminarios itinerantes por toda España".

El presidente del BBVA, Francisco González, también abordó el problema de las oficinas y anunció que la entidad "va a llevar a cabo una transformación radical a través de la innovación", con lo que pretende pasar de ser una entidad "meramente financiera a un grupo de servicios". Para ello se mejorarán los productos y se ampliará la gama de servicios. En este marco, González afirmó con rotundidad que "ningún negocio que abre cinco o seis horas al día" (como hacen ahora las oficinas bancarias) "puede ser rentable".

Por otro lado, el presidente del BBVA comentó que "estamos iniciando nuestra penetración en Asia y, aunque será un proceso largo, vamos a ser persistentes, porque ningún banco podrá ser global sin una presencia relevante en este continente". Las plazas donde quiere estar, en un plazo de cinco a diez años, son Hong Kong, Singapur, Tokio, Pekín, Australia y Taiwán. También adelantó que el banco aspira a gestionar el comercio entre América Latina y Asia, así como a "entrar directamente en el mercado minorista vendiendo hipotecas y tarjetas de crédito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006