Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSEP PIQUÉ | Presidente del Partido Popular de Cataluña | El futuro de Cataluña

"La baja participación nos ha dado la razón"

Líderes políticos del PSC, CiU, ERC, PP de Cataluña e ICV reflexionan, el día después del referéndum del Estatuto de Cataluña, en torno a tres cuestiones: valoración del triunfo del (un 73,9%) teniendo en cuenta que ha tenido 14 puntos menos que el Estatuto de 1979 (88,1%); la inquietante abstención (10 puntos menos que en 1979) y las elecciones autonómicas anticipadas. Es éste prácticamente el único punto en que coinciden todos: el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, debe convocarlas inmediatamente y han de celebrarse cuanto antes. Todos se sienten ya en campaña electoral, y casi todos (excepto PP) están de acuerdo en que no se puede comparar la situación de 1979 con la de 2006.

1) Ha habido un indiscutible, pero claramente inferior al registrado en el referéndum del Estatuto de Sau, en 1979. También la participación fue, el pasado domingo, sensiblemente inferior a la que hubo en la consulta del Estatuto actualmente vigente. Eso significa que el consenso disminuye y que del Estatuto de todos hemos pasado al Estatuto de sólo una parte de la sociedad. Y, eso, en mi opinión, es una muy mala noticia.

2) Más de la mitad de los ciudadanos con derecho a voto en Cataluña no consideraron oportuno ir a las urnas. Cuando se nos decía que la exigencia de un nuevo Estatuto era un clamor, una necesidad ineludible, y nosotros insistíamos en que, en realidad, no había una demanda social y que lo que hacía falta era resolver los problemas de verdad de los ciudadanos, la baja participación nos ha dado la razón: sólo uno de cada tres ciudadanos catalanes han dado su apoyo a este Estatuto.

3) Las elecciones anticipadas son imprescindibles. Este Estatuto se ha cargado el Gobierno y la legislatura, ha hecho que se cuestione al presidente de la Generalitat, que se tenga una pésima imagen de la clase política, en general, y de Cataluña en el resto de España. Una imagen que sólo puede lavarse en una nueva etapa con nuevo Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de junio de 2006