_
_
_
_
_
ALICANTE

Se despidió 'El Inclusero'

No fue la corrida de Cebada la idónea para una despedida. Era el adiós de El Inclusero, al que contemplan 60 años de edad y 40 de alternativa. No fueron toros adecuados para día tan señalado, ni para torero tan veterano. Los años no perdonan y en el toreo menos aún. De lo buen torero que fue El Inclusero y de la pureza con que interpretó, quedaron ayer media verónica al primero y detalles añejos en el cuarto. Ninguno de esos toros le ayudaron. El que abría plaza por violento y enterado; el cuarto por defensivo y cobardón. Lejos de un análisis frío y numérico, queda el respeto para un torero que siempre rindió culto a su procesión.

De tan desrazada y mansa corrida, López Chaves sorteó el peor y el menos malo. El segundo, nominado al oscar de la mansedumbre, nunca salió de las tablas. Allí se defendió y allí le respondió Chaves con arrojo. En el quinto, defensivo y de fuerzas muy justas, hizo un derroche de firmeza y seguridad. Capaz de sacar muletazos de donde parecía poco probable, se impuso e impuso su voluntad.

Cebada / Inclusero, Chaves, Vilches

Toros de Cebada Gago, bien presentados y mansos. El Inclusero silencio tras aviso y división. López Chaves saludos y oreja. Luis Vilches silencio y silencio. Plaza de Alicante. 19 de junio. 4ª de feria. Un cuarto de entrada.

El tercero de la tarde tampoco tardó mucho en refugiarse en las tablas. Vinches trató de ser elegante con el manso, que no quería pasar. La faena quedó convertida en una sucesión de medios pases. El sexto, escaso de fuerzas, no le dejó estar cómodo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_