El MNAC confronta la fotografía realista realizada en Italia y España

La exposición 'Miradas paralelas' reúne el trabajo de 46 autores

En los años cincuenta y sesenta del pasado siglo, las realidades sociales (que no políticas) de Italia y España tenían muchos puntos en común. De ahí la gran sintonía temática en la fotografía de carácter realista realizada en ambos países. El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) muestra estos vínculos en la exposición Miradas paralelas, que reúne 240 imágenes tomadas por 46 fotógrafos.

Más información
Medio siglo de Afal

Cincuenta años atrás, tras la experiencia traumática de dos conflictos bélicos (la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial en el caso de Italia), ambos países trataban de salir adelante en condiciones a menudo miserables. Aquí y allá, la paupérrima vida en el campo, el éxodo rural y la paulatina conquista de la modernidad fueron consignados por la cámara de numerosos fotógrafos, con distinto grado de compromiso social pero una misma sensibilidad para reflejar la crudeza de la vida en la época. Ellos captaron la evolución de dos sociedades con muchos puntos en común y la exposición del MNAC, que podrá visitarse hasta el 3 de septiembre, ofrece un recorrido por este significativo momento histórico.

Barracas misérrimas y de dimensiones minúsculas en las que conviven personas y animales; gentes de campo con el rostro curtido por el sol y el frío, la espalda doblada para la recolección de la cosecha; niños descalzos sentados en pupitres de madera, en un aula sin pavimentar; procesiones religiosas, crucifijos y sotanas; juegos infantiles de escasa parafernalia y pocos medios, aunque no siempre inocentes: el corro, el aro, el fútbol, el fusilamiento (índice y pulgar enhiestos en lugar de pistola); niños que trabajan (vendiendo pan o flores) y adultos en ocio forzado por falta de empleo; emigrantes con maletas y el rostro lleno de lágrimas... Son algunas de las escenas recogidas en las imágenes de la exposición.

Entre los fotógrafos representados en Miradas paralelas se encuentran Francesc Català-Roca, Carlos Saura, Ramon Masats, Carlos Pérez Siquier, Francisco Ontañón, Xavier Miserachs, Eugeni Forcano, Ricard Terré, Colita, Oriol Maspons y Joan Colom por el lado español, y Mario Giacomelli, Fulvio Roiter, Federico Patellani, Giorgio Giaccobi, Franco Pina y Tino Petrelli por el italiano.

David Balsells, conservador jefe del Departamento de Fotografía del MNAC, ha trabajado durante tres años en esta ambiciosa exposición, de la cual es comisario. Entre los miles de fotografías que ha consultado durante este tiempo, ha seleccionado las 240 reunidas. Balsells explica que la exposición es "extensa" porque abarca un periodo amplio e intenso, en el que se produce la migración masiva del campo a la ciudad. Y para contextualizarlo las imágenes no se reúnen por autores, sino en función de coincidencias temáticas y artísticas. La pobreza, la inmigración, el desarrollo industrial, los niños y las labores del campo se entrecruzan en las miradas de los fotógrafos de ambos países. "A veces enseñaba fotografías de autores españoles a especialistas italianos y eran incapaces de discernir de qué país se habían sacado las imágenes", afirma Balsells.

El comisario señala, no obstante, que existe una diferencia fundamental entre los autores en función de la nacionalidad. Porque a pesar de que cada uno trabaja de manera individual, sin someterse a exigencias estilísticas, entre las filas de los italianos el grado de compromiso social es mucho más elevado. La concepción de la fotografía como arma de denuncia está muy extendida. Algo que, señala, no ocurre entre los fotógrafos españoles. Sin embargo, explica, vistas en perspectiva, el paso de los años ha concedido a sus imágenes un valor muy similar. Por eso, apunta, se trata de miradas paralelas y comparables.

Una de las motivaciones de Balsells al plantear la exposición fue la necesidad de dar visibilidad a la fotografía autóctona y establecer lazos con la producida en otros lugares. "En 1989, cuando se cumplían 150 años de la fotografía, se organizaron numerosas exposiciones conmemorativas en toda Europa. En ninguna de ellas había representación española. Algo habremos hecho mal en la promoción de nuestra fotografía", explica. Tras su presentación en el MNAC, es probable que la exposición viaje a Italia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS