Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez cree que el hombre que arrojó a una mujer al metro en Carabanchel quiso matarla

El magistrado mantiene la prisión sin fianza para el agresor de Miriam Alonso

El titular del Juzgado de Instrucción número 22 ha dictado auto de procesamiento contra Jorge R. V., de 23 años, acusado de arrojar al metro a la vecina de Fuenlabrada Miriam Alonso Corraliza, de 20 años, el pasado 4 de octubre en la estación de Carabanchel. El magistrado cree que el detenido es autor de un delito de homicidio intentado, ya que tuvo la intención de matar a su víctima. El juez mantiene la prisión preventiva comunicada y sin fianza para Jorge R. V. y le obliga a que deposite una fianza de 350.000 euros para las eventuales indemnizaciones o, en caso contrario, acredite su insolvencia.

El auto de procesamiento, que consta de tres folios, fue firmado el pasado 6 de junio por el titular del Juzgado 22 de plaza de Castilla. En los antecedentes de los hechos, el magistrado hace un relato de lo que ocurrió el 4 de octubre. Sobre las 20.05, Miriam Alonso se encontraba en la estación de Carabanchel en la línea 5 del metro. Según determinaron los investigadores del Grupo V de Homicidios, la mujer se encontraba a 37,2 metros de la entrada del túnel.

"Jorge R. V. le propinó, sorpresiva y aleatoriamente, un fortísimo empujón por la espalda haciéndola caer a la vía, sin que mediara entre ellos relación alguna, con ánimo de causarle la muerte", relata el auto del juez. La víctima fue arrollada por el convoy de metro, cuyo conductor accionó el sistema de frenado de emergencia. Logró detener totalmente el tren una vez transcurridos 7,3 segundos.

Como consecuencia de los hechos, Miriam Alonso sufrió gravísimas lesiones consistentes en: amputación de la pierna izquierda a nivel de la pelvis, fractura del sacro, amputación del primer dedo del pie derecho, fractura nasal y colostomía (operación quirúrgica consistente en dar al colon una vía de salida a través de la pared abdominal). La paciente tardó 179 días en recuperarse parcialmente de todas las lesiones, de los que 90 tuvo que permanecer en un centro hospitalario.

El ataque también le ha causado "un perjuicio estético importante", según el firmante del auto. Además de la amputación de la pierna izquierda, sufre múltiples cicatrices en el abdomen, la pelvis y la pierna derecha, a lo que se une cicatriz y deformidad del apéndice nasal. Todo ello ha motivado que Miriam Alonso sufra "incapacidad para la actividad habitual y que necesite parcialmente la ayuda de otra persona", según recoge el escrito del Juzgado 22.

La mutua de accidentes La Fraternidad-Muprespa tuvo que desembolsar 23.641 euros en concepto de gastos derivados de la estancia de Miriam en el hospital Doce de Octubre. En este centro estuvo ingresada hasta el pasado 12 de diciembre. El hecho, de momento, está catalogado como accidente laboral: la agresión por parte de Jorge R. V. se produjo cuando la víctima dejaba su trabajo en una gestoría en la plaza de Carabanchel.

El auto no significa el cierre de la instrucción, ya que aún quedan muchas pruebas periciales.

Otro de los aspectos que queda por resolver es si la compañía Metro de Madrid tiene alguna responsabilidad civil subsidiaria por el ataque que sufrió Miriam. Hasta la fecha, la víctima no ha recibido ninguna indemnización por parte de esta empresa ni tampoco se le ha cedido un piso adaptado a su minusvalía.

Fuentes cercanas a la familia no descartan ampliar la causa contra Metro en caso de que no lleguen a un acuerdo extrajudicial en los próximos días. Estas fuentes recuerdan que el accidente se produjo hace ya más de ocho meses y que hasta la fecha no se han cumplido ninguno de los compromisos efectuados por el Gobierno regional en los días posteriores al ataque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 2006