Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marlaska prohíbe una manifestación de Batasuna en contra del criterio del fiscal

La fiscalía considera que no hay constancia de que se pretenda enaltecer el terrorismo

La Fiscalía de la Audiencia Nacional trató ayer de parar los pies al juez Fernando Grande-Marlaska después de que éste le notificase que había ordenado a la policía que impidiese la celebración de una manifestación convocada por distintas organizaciones de la izquierda abertzale, entre ellas Batasuna. El magistrado había actuado de oficio a la vista de varios informes policiales por entender que la manifestación, prevista para esta tarde en Pamplona, vulneraba lo acordado en el auto de suspensión de actividades de Batasuna. La fiscalía decidió hacer pública su discrepancia.

El juez Grande-Marlaska ha adoptado en los últimos días varias resoluciones, entre ellas una que ordenaba la interrupción de una rueda de prensa de Batasuna. Pero, en alguna ocasión, no ha dado traslado al fiscal para que informase sobre la procedencia de la medida, sino simplemente le notificaba la resolución adoptada.

Ayer, sin embargo, sí remitió una providencia pidiendo la opinión de la fiscalía. A pesar del criterio contrario del fiscal, Marlaska decidió prohibir la manifestación de Pamplona, pero entonces, la fiscalía decidió exponer su punto de vista y mostrar su disconformidad.

Grande-Marlaska señalaba que la manifestación prevista para hoy bajo el lema Mesa para la resolución ¡ya! Euskal Herria-Decisión-Acuerdo "se encuentra auspiciada, independientemente de las fórmulas empleadas para ponerlo en conocimiento de la autoridad gubernativa, por la ilegalizada Batasuna". Y, por tanto, el juez señalaba que la manifestación estaba afectada por "la prohibición establecida en nuestro auto de 17 de enero [el de suspensión de actividades de Bata-suna]".

Mesa auspiciada por ETA

Entre las razones esgrimidas por el juez para prohibir el acto, figura que "el lema de la manifestación hace referencia a las pretensiones de constitución de la denominada Mesa Política, auspiciada por el frente militar de la organización terrorista ETA, de la que se hace reflejo la ilegalizada Batasuna al presentar la comisión por ellos designada".

También precisa la seria probabilidad de "instrumentalización" del sindicato LAB por parte de Batasuna, y del frente militar de ETA.

El magistrado recuerda que entre los convocantes, según informaciones periodísticas, figuran las estructuras ilegalizadas Batasuna, Askatasuna y Segi. El juez explica que el partido político EA se ha limitado a adherirse a la manifestación, pero matiza que "no a convocarla". Por ello, insta a la Delegación del Gobierno de Navarra para que ordene a la policía que impida la celebración del acto.

El fiscal Fernando Burgos, siguiendo instrucciones del fiscal jefe, Javier Zaragoza, destacaba en su informe que la manifestación había sido convocada por el denominado "Acuerdo democrático de base", integrado por asociaciones, "algunas de ellas legales" y otras afectadas por la prohibición del juez. Pero el fiscal precisaba que "ni el objeto de la convocatoria, ni las pancartas o lemas que en principio se van a utilizar tienen naturaleza delictiva".

La medida cautelar, añadía el fiscal, tiene como finalidad prevenir la reiteración delictiva, es decir, actos que puedan ser considerados terrorismo "en cualquiera de sus manifestaciones", pero no existe constancia "de que la convocatoria pretenda transmitir o difundir a la opinión pública mensajes de enaltecimiento o justificación de la actividad terrorista o de menosprecio o humillación a las víctimas".

Los convocantes de la marcha, en una rueda de prensa celebrada en Pamplona, acusaron al juez Grande-Marlaska de querer "sabotear el proceso democrático" y calificaron su auto de "antidemocrático e insultante", informa Mikel Muez.

La celebración de la marcha ha sido formalmente comunicada por un militante del sindicato abertzale LAB, en cuya sede en la capital navarra se celebró la rueda de prensa sin la presencia de los habituales portavoces de Batasuna. Los representantes de las entidades convocantes han presentado en la Audiencia Nacional un recurso contra la decisión de Grande-Marlaska, y mientras se resuelve, mantienen la convocatoria de la marcha.

Las mismas organizaciones (con el añadido del sindicato ELA) convocaron la marcha que se celebró el pasado 1 de abril en Bilbao bajo el lema Es tiempo de soluciones y en la que miles de personas, encabezadas por varios dirigentes de Batasuna, reclamaron la autodeterminación de Euskadi y el regreso de los presos de ETA a Euskadi. La marcha fue entonces permitida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2006